viernes, 30 de septiembre de 2016

“Extender su amor”


“Cuando se desea fundar una familia, estamos obligados a hacer esfuerzos para salir de sí mismo, para abrirse al otro, marido o mujer, y más tarde a los hijos. 

Sólo que, el error de los humanos, es no haber comprendido que debían todavía ampliar más este círculo de la familia, extender su amor a otras criaturas, a todo el universo. 

Por eso todavía no son felices, incluso con su familia y sus amigos.

La felicidad consiste en no detenerse en un ser o dos o diez o cien… sino amar al infinito. 

Seguid pues amando a aquellos que ya amáis, pero ampliad aún más el círculo de vuestro amor para tener intercambios incluso con todas las criaturas superiores: 

los ángeles, los arcángeles, las jerarquías celestiales, el Señor… 

Frente al espejo - Emilio Carrillo (El tránsito)


Publicado el 10 ago. 2016

Economista, escritor, experto internacional en Desarrollo local por las Naciones Unidas y profesor en diversas universidades españolas y extranjeras. 

A partir de una experiencia vital centró su atención en la filosofía y la espiritualidad, pero muy especialmente fue su propia experiencia cercana a la muerte la que le proporcionó un gran conocimiento de los mundos sutiles. 

”Al finalizar nuestra encarnación, no morimos, sino que efectuamos el tránsito a otro plano de existencia donde seguimos teniendo experiencias”. 

EJERCICIO DE SANACIÓN: LIBERAR APEGOS Y DOLORES EMOCIONALES


Toma unos minutos para estar a solas contigo mismo.
Con tres respiraciones profundas, empieza a relajarte y a adentrarte en tu interior. Puedes cerrar los ojos si lo deseas.
Ahora, recuerda una situación concreta o una persona que te haya generado una emoción negativa o dolor. También pueden ser varias emociones negativas, como por ejemplo, el enojo, la rabia, la ira, el rencor, el resentimiento, el odio, la cólera, el miedo, la tristeza, etc.

A continuación, hazte la pregunta: “¿Quién siente esta emoción?”.
Permanece unos instantes en silencio, auto-indagando en quién es el que siente la emoción.
Tu respuesta es “yo”. Pero, ¿quién es este “yo”?.
Contempla eso. Contempla quién es este “yo” que siente esa emoción negativa o ese dolor.

Ahora, hazte la pregunta: “¿Soy consciente de esto?”.
Permanece unos instantes más en silencio, auto-indagando en si eres consciente de este “yo” que siente la emoción negativa o el dolor.
Tu respuesta es “sí, soy consciente”.
Si no fueras consciente, no te darías cuenta de nada de esto, estarías totalmente ausente. Por tanto, hay alguien ahí que es consciente en todo momento.

A continuación, hazte la pregunta: “¿Quién es el que es consciente?” o “¿qué es eso que es consciente todo el tiempo?”
Toma unos momentos para estar en silencio, para auto-indagar en quién es consciente del “yo” que siente la emoción negativa o el dolor.
Tu respuesta es: “Yo soy consciente”.
Entonces, hay dos yoes; el “yo” que siente la emoción y el “Yo” que es consciente del “yo” que siente la emoción.
Por tanto, ¿cuál de los dos yoes eres tú?
Contempla eso.

Estás cambiando el modo de ver las cosas. Estás cambiando tu foco de atención y te estás dando cuenta de que tú eres dos yoes, pero uno de ellos es real y el otro es ficticio, ¿cuál de ellos es el real y cuál es el ficticio?

El “yo” que siente la emoción, es tu persona, tu identidad. Es tu identificación con el cuerpo-mente y tu historia. Este “yo” ha experimentado una situación concreta y de ahí ha surgido una emoción. Este “yo” es el ego o también llamado “yo separado”.
Este “yo” no es real, es tan solo una creencia mental que se identifica con este cuerpo-mente, dando lugar a un personaje ficticio basado en conceptos y condicionamientos mentales, y patrones establecidos. Todo esto forma parte de la historia, de la película, por tanto es ficticio.

Por otro lado, el “Yo” que está más allá de la historia, y que está todo el tiempo observando todo lo que sucede, es un “Yo” que no puede ser nombrado, no puede ser descrito, porque no tiene nombre ni forma. Está más allá de lo que acontece, percibiendo, observando y siendo consciente. Siempre permanece como Presencia Consciente, como observador.
Este “Yo” es tu verdadera naturaleza. Eres Tú. Es la Conciencia Pura no manifestada que está más allá de las formas manifestadas.

Ahora puedes ver claramente que no eres el personaje que está implicado en la historia. Puedes ver que esa emoción que sientes no es tuya, simplemente ha surgido debido a que estabas identificado con el “yo”, y cuando ha surgido un pensamiento, te has apegado a él. Este apegarse al pensamiento ha generado una emoción en tu cuerpo, la cual te ha hecho sentir mal, te ha hecho sentir dolor.
Así pues, cada vez que te identificas con este “yo” que crees que eres, cada vez que te identificas con tu cuerpo-mente y tu historia, estás generando dolor y sufrimiento. El apego al “yo” es la causa de todo el dolor emocional.

¿Puedes darte cuenta de que tú no eres el “yo”?
Contempla eso.
Tú eres eso que está más allá de esta película del “yo” y su historia. Eres eso que siempre observa, eso que siempre está consciente.

Pongamos un ejemplo: Imagina la pantalla de un cine, y en la pantalla aparecen unas imágenes; un bosque que se está quemando. Los árboles se queman, pero ¿se quema la pantalla?

miércoles, 28 de septiembre de 2016

“Revelación”


“Como en una iluminación, seguramente habréis tenido la ocasión de tener la revelación de una verdad que os transforma. 

Con la rapidez del rayo, algo del mundo del espíritu os atraviesa y transforma todo lo que hasta entonces habían sido vuestras convicciones, vuestras certezas. 

Pensáis que a partir de ese momento ya nada podrá ser como antes. 

Y en efecto, es posible que a partir de ese momento ya nada sea igual. Pero esto no es así de simple. 

Un acontecimiento turbador se ha producido, pero sentir todo vuestro ser sacudido por una revelación no significa que haya penetrado suficientemente en vuestra materia psíquica para que podáis manifestaros enseguida de acuerdo con ella.

Habéis sido deslumbrados, habéis penetrado en un misterio, se os apareció una verdad, pero esto no basta para transformaros. 

No os extrañe pues si en vuestro comportamiento cotidiano, toda clase de indicios prueban que aún no la habéis comprendido y aceptado suficientemente. 

SAGRADA SABIDURÍA: CALLAR Y OBSERVAR


Contrariamente a la situación casi caótica en que ya se encuentra la Tierra, al entrar en contacto con Aurora se puede percibir la existencia de un centro de cura en diferentes planos: desde el físico denso hasta el interno, invisible, suprafísico y eterno. Usamos la palabra eterno porque Aurora, como otros centros de vida intraterrena del planeta, existe desde los orígenes de la Tierra, a pesar de manifestarse sólo ahora. Esos centros pasan por períodos de mayor o de menor actividad según distintos ciclos y el desarrollo del planeta en el que están. Pueden cambiar de función, o entrar en un estado especial y vigilante, de profundo recogimiento.

En el presente ciclo, tres centros intraterrenos, Aurora, Erks y Miz Tli Tlan, tienen una función específica: manifestar la polaridad femenina del planeta Tierra, después del largo período de expresión de la masculina. Esta última fue representada por Oriente, por Shamballa y por la ciencia cósmica que incluía la elevación de la energía kundalini a través de los chakras y diversas reglas de disciplina practicadas en las diferentes escuelas de yoga. La presentación, al hombre de hoy, de Aurora, de Erks y de Miz Tli Tlan, anuncia una nueva fase de la Tierra.

En otras épocas, tales como la lemuriana y la atlante, esos tres centros ya existían y estaban activos, pero tenían otras funciones. Después de haberlas cumplido y de haber pasado por el necesario período de “contemplación”, vuelven a la actividad. Se dan a conocer a los que internamente se dispusieron al servicio de estimular la evolución planetaria y que continuamente se actualizan con respecto a las metas de la evolución.

Le pregunté al guardián de Aurora cuáles serían ahora los requisitos para que un individuo sea elevado a niveles de conciencia superiores y, por lo tanto, pase por una cura. “Así como la madre de Jesús fue transportada, muchos ya no sufrirán el proceso de la muerte. Serán trasladados físicamente en el momento de la purificación del planeta Tierra”, me respondió.

Entonces, pregunté si un autoconvocado para ese rescate planetario ya estaría con su salvación garantizada o si todavía podía recaer y no ser retirado. La respuesta fue cautelosa: “Tenemos que cuidarnos. Tenemos que estar siempre listos. No sirve para nada ser bueno porque se está siendo presionado o amenazado. Un hombre es bueno porque es bueno, y no porque se esfuerce para ello”.

El desequilibrio sólo puede ser saneado por el bien. Esto es simple, pero las personas divagan y comienzan a pensar que el mal no existe. Dejan de reconocer su propio punto evolutivo. Se consideran a salvo, y así se transforman en instrumentos de fuerzas negativas sin darse cuenta.

Las energías suprafísicas pueden trabajar a la vista de los que realmente deseen contactarlas. El rescate es para los que están en ese camino.

La Luz proviene del Espíritu, y éste no falla.

Hoy en día, insistir en antiguas técnicas espirituales demuestra que la persona no comprendió el proceso de evolución de las energías. La elevación del ser humano ya no exige rigurosas disciplinas ascéticas externas, y puede suceder a cualquier hora, espacio o trabajo que se realice. Basta mantener la intención firme y la conciencia identificada con el único creador de todas las esencias y de todas las formas. Esa devoción permanente disuelve todo obstáculo para la unión con lo que está en lo Alto.

Es mediante la fuerza de esa devoción pura e inquebrantable (actitud interna que no necesita rituales, magias ni ninguna especie de demostración física o emocional) que hoy se ingresa en estados de conciencia sutiles. Esa es la enseñanza que continuamente han dado los Instructores y Guias de la raza humana. La belleza de esa ascensión del hombre se encuentra en la fusión de su conciencia externa en una conciencia superior y más profunda que también forma parte de él, y no en la forma del proceso.

La señal de que se está produciendo esa fusión se ve porque el individuo se responsabiliza por algún servicio útil a la humanidad. Para ello, pasa por entrenamientos y pruebas que ponen en conflicto su mente analítica, que debe por fin aprender a callarse – pero sin perder el discernimiento y las cualidades que desarrolló a través de los siglos.

El orden, la armonía y el silencio se consolidan, y así se revela la Ley Superior, cósmica, que comienza a pautar la vida de la persona. Antes de alcanzar la devoción exclusiva por el Altísimo, la persona seguia las leyes personales, psicológicas y materiales del mundo tridimensional. En esa fase personalista, no sabía por dónde andaba ni a dónde llegaría con su esfuerzo. Y cuando alcanza la etapa de esa devoción interior y secreta, percibe que forma parte de una totalidad y que todo en su vida sucede para el bien.

Es necesario tener en cuenta que la esencia interna jamás trae desánimo. Lo que afecta la salud y el equilibrio del hombre de superficie son los pensamientos errantes, las circunstancias externas, las preocupaciones por los aspectos formales de la vida y la identificación con lo mutable. Pero, en la era que ahora se inicia, notará la importancia de concentrar el pensamiento en la meta espiritual y de canalizar las energías para el servicio al Plan evolutivo. Ya es tiempo de reconocer que las enfermedades también se generan por la dispersión del pensamiento y por la concentración de la mente exclusivamente en lo material. Es hora de saber que basta un pensamiento dirigido a la Ley Suprema para que el camino se abra. Es importante que no se piense en enfermedades y que se busque únicamente la unión con lo Alto, con lo Más Alto.

La espera serena y la atención estable vuelven la mente del hombre receptiva a la intuición. Es justamente el lenguaje de la intuición el que usan los mundos superiores para contactarlo, siempre que esté listo para la purificación y el progreso.

¿Qué percibes del mundo?


“No vemos al mundo tal como es, vemos al mundo tal como somos”. Indudablemente cada quien percibe del mundo lo que puede. 

Si adentro de tí hay odio, rencor, amargura, envidia, miedo o celos, eso es lo que percibirás afuera.

Si dentro de ti hay paz, bienestar, perdón, compasión, misericordia y amor, eso es exactamente lo que verás afuera y con lo que te encontrarás.

Nuestra percepción del mundo es selectiva y el filtro es lo que nuestro corazón alberga.

Comienza a perdonar. En especial a ti misma/o, por lo que hayas hecho equivocadamente. Comienza a amarte más, que nada más tenemos esta vida y se pasa muy rápido. 

Empieza a sonreír frente al espejo y date una mirada cálida. Esta se va a multiplicar.

martes, 27 de septiembre de 2016

Dejar ir es reconocer que algunas personas son parte de tu historia, no de tu destino

Ciertamente dejar ir es algo más sencillo nombrarlo que llevarlo a cabo, es un decisión que no se toma de forma imprevista, sino que lleva tiempo dándose forma, es el acto de reconocimiento que nos empuja a la, muchas veces dolorosa, decisión de cerrar un capítulo y seguir adelante con menos acompañantes en nuestro camino.
Dejar ir puede traer consigo muchos cambios, puede ubicarnos en realidades para las cuales no nos sintamos preparados, pero por lo general cuando esa decisión se apodera de nuestro corazón, cualquier camino a tomar resultará más beneficioso que seguir esperando que un milagro ocurra, seguir haciendo esfuerzos sobre humanos o mantener cualquier situación que desde hace mucho perdió el sentido.
maxresdefault (14)
Siempre hay que saber cuándo una etapa llega a su fin. Cerrando ci-clos, cerrando puertas, terminando capítulos; no importa el nombre que le demos, lo que importa es dejar en el pasado los momentos de la vida que ya se han acabado. ― Paulo Coelho
Solemos dilatar la decisión de dejar ir, inclusive cuando aquello a lo hemos generado apego, ya se ha marchado, no es necesario que una persona esté para seguir aferrado a ella. Podemos quedarnos enganchados a situaciones, sentimientos, personas,  lugares, etc… por el sencillo temor de no encontrarnos, de no saber qué será de nosotros luego de que soltemos.
796da09daecbd319ffa07afe300d684b
Aferrarnos a algo o a alguien nos hace estar en lo conocido, aunque esto no nos genere más que sufrimiento, pesar, culpa o angustia, muchas veces preferimos el malestar de lo que sabemos propio, que la incertidumbre de lo que nos puede venir luego.
Pero resulta que lo que nos venga siempre va a depender de nosotros y obviamente nada cambiará mientras nuestras energías estén mal canalizadas en algo o alguien que ya no debe estar en nuestras vidas, en nuestras mentes o nuestros corazones.
Cortar de corazón con aquello que no tiene sentido mantener, es entender que debemos darle cabida a nuevas oportunidades, que soltamos el grillete que no nos deja avanzar y sencillamente ubicar a las personas de forma coherente como parte de nuestro pasado, dándoles el lugar que les corresponda, sin pretender que ese lugar vaya a cambiar en el transcurrir del tiempo, sin guardar falsas esperanzas en las vueltas que dé la vida, solo aceptando que un ciclo debe cerrarse y estamos en capacidad de manejar esa realidad.
Por mucho que nos pueda pesar, si entendemos que hay razones de peso para soltar, no resulta conveniente mayores dilataciones en cuanto a la decisión, mientras más tiempo pase, más consecuencias negativas obtendremos y podemos vernos cada vez más identificados con aquella situación que nos cuesta dejar ir.

Nunca tomes decisiones permanentes, embriagado de emociones temporales

Muchas veces nos encontramos frente a situaciones que nos hacen actuar de manera impulsiva, pudiendo cometer muchísimos errores, desde palabras que no se debieron decir hasta decisiones que no queremos mantener.
Ante cualquier situación en la que nuestras emociones se disparen de un momento a otro, donde podamos sentir celos, rabia, impotencia, frustración o bien éxtasis, plenitud o cualquier otra emoción que haga transitar hormonas a gran velocidad por nuestro cuerpo,debemos intentar mantener la cordura y no dejarnos llevar por la emoción, con el fin de preservarnos ante una abrupta decisión que quizás no sea la más conveniente.
9
Cometemos errores cuando las emociones la invaden y nos conducen a las malas acciones.― Dalai Lama
Acabar con una relación, renunciar a un trabajo, residenciarse en otro país, tener un hijo, casarse, procurar la pérdida de un bebé en gestación, son solo ejemplos de todas las decisiones que podemos tomar bajo los efectos de nuestras emociones.
Sí, puede ser que los resultados sean positivos, pero si es la mejor decisión de igual manera podremos tomarla en un estado de mayor autocontrol, sin tener luego la duda de porqué hemos decantado por una opción u otra, sino con la plena consciencia de que hemos hecho la evaluación y el análisis correspondiente que nos ha llevado a tomar la decisión.
e32053ea94c32561aa032f1ecf659358
Muchas veces podemos rectificar, sin embargo, una vez tomada una decisión habrá casos en los cuales no podamos echar para atrás lo que hemos dicho y aun siendo así, nuestra credibilidad puede verse afectada, pudiendo ser considerados como que tomamos decisiones a la ligera, que no podemos sostener nuestra palabra o bien que no estamos claros en lo que realmente queremos.

A veces de quien menos esperamos, es de quien más recibimos


La vida es una caja de sorpresas que espera pacientemente ser descubierta. Sin embargo, a veces vamos demasiado rápido, demasiado imbuidos en nuestros pensamientos y preocupaciones, como para mirar a nuestro alrededor y apreciar todo lo bueno y bello que nos rodea.

Lo mismo ocurre con las personas con quienes nos encontramos. A veces nuestros prejuicios, estereotipos o simplemente la prisa nos impiden apreciar los regalos que esas personas pueden darnos. Sin embargo, si fuéramos por la vida con la mente más abierta, si tan solo estuviésemos más dispuestos a recibir, descubriríamos con asombro que a veces de quien menos esperamos, es de quién más podemos recibir.

Los regalos llegan de las direcciones más inesperadas

La Segunda Guerra Mundial ya había comenzado y los nazis estaban avanzando por Europa. Una de sus armas secretas era la máquina Enigma, a través de la cual enviaban mensajes cifrados a los submarinos que hostigaban los convoyes de ayuda enviados desde Estados Unidos.

En este contexto, los ingleses reclutaron a uno de los mejores matemáticos y criptoanalistas de la época, Alan Turing, y le dieron una misión que parecía imposible: desencriptar Enigma. Turing decidió olvidarse del método de cifrado tradicional y se propuso crear una máquina que pudiese decodificar a Enigma. Todos pensaron que estaba loco.


Después de años de duro trabajo, sin poder demostrar la eficacia de su invención y a punto de ser apartado del proyecto, la idea del código para echar a andar su máquina provino de una mujer que no tenía nada que ver con la criptografía ni las matemáticas, una mujer que se limitaba a escuchar los mensajes y transcribirlos.

Gracias al arduo trabajo de Turing, que hoy es considerado el pionero de la computación, y a aquella conversación informal con la mujer, se estima que la guerra terminó de 2 a 4 años antes, ahorrando así muchísimas víctimas mortales.
Este ejemplo, que no es el único en la historia, nos indica que en muchas ocasiones, las personas que menos esperamos, pueden tener un regalo inmenso que darnos, solo tenemos que mantenernos abiertos y escucharlas. El problema es que a veces estamos demasiado encerrados en nosotros mismos, a veces nuestras creencias o incluso el propio conocimiento que hemos acumulado, nos impiden ver y aceptar esos regalos.

El error de pensar como los expertos

Un experimento muy interesante llevado a cabo en la Universidad de Cornell pone de manifiesto los riesgos de pensar como los expertos. Estos psicólogos reclutaron a un grupo compuesto por 100 expertos en diferentes materias, algunos eran geógrafos, otros economistas, filósofos, biólogos… Todos debían responder una serie de preguntas, algunas de las cuales estaban relacionadas con su especialidad.
Sin embargo, la trampa se hallaba en que algunas de estas preguntas contenían datos erróneos. Por ejemplo, una pregunta sobre geografía se refería a una ciudad inexistente y una de biología incluía términos inventados, que no existían en esa ciencia.
No obstante, los expertos fueron quienes más cayeron en esta trampa. ¿Por qué? Simplemente porque no querían reconocer su desconocimiento en un campo en el que se consideraban especialistas. Por tanto, lo que creían saber, se convirtió en una barrera que les impidió detectar los errores.
Es curioso porque, aunque no siempre lo reconocemos, a menudo nos comportamos como los expertos del experimento.

Adoptamos esa actitud:

lunes, 26 de septiembre de 2016

“El poder del pensamiento”


“Hay cualidades y virtudes que deseáis especialmente poseer. 

Pues bien, concentraos en ellas, tratad de imaginaros esta criatura magnífica en la que aspiráis convertiros: 

sentiréis aumentar vuestra fuerza interior, vuestra confianza y vuestro gozo, como si saboreaseis de antemano estas transformaciones que acabarán un día produciéndose. 

Muchos dirán: 
«Pero nosotros vemos bien lo que somos, y no será nuestra imaginación la que podrá cambiar algo». 

Efectivamente, seguid pensando así y nada cambiará.

El espiritualista, que conoce el poder del pensamiento, sabe hasta qué punto puede éste ser eficaz. 

En sus meditaciones, se imagina rodeado de luz, proyectando luz, manifestando todas las cualidades divinas. 

Descubre como lograr una Evolución Espiritual efectiva


Cuando se escucha hablar de la evolución espiritual nos imaginamos un viaje a un templo budista sagrado en donde nos refugiaremos haciendo meditación por días, otros pensaran ir a una iglesia rezándole a Dios por horas; lo cierto es que la evolución espiritual no es difícil de comprenderla, esta evolución se trata de un cambio en la consciencia, ya que esto involucra los aspectos más transcendentales de tu vida, es precisamente en esta etapa donde el sentido espiritual de tu existencia inicia.


Para ser más exactos, en términos de la mística y de espiritualidad, un cambio de consciencia es llegar a lo que realmente somos por dentro, es retomarnos y reencontrarnos con tu yo interior, donde lo celestial forma parte de tu ser. El cambio de conciencia te lleva a una transformación de ideas, una manera diferente de sentir las cosas y por ende de actuar interior y exteriormente.



Las acciones en el plano terrenal no solo ocurren por las acciones y efectos de lo que hacemos, también están involucradas las energías del universo, las energías cósmicas que influyen en nuestro ser interior y producen tales sentidos.


Tú forma de vida, preferencias, sentimientos, pensamientos, aspecto y actitudes son el resumen de tu campo energético o vibratorio que incide en tu aura y al cambiar la conciencia implica transformar ese campo vibratorio y energético para lograr entender los misterios y enigmas que encierra tu vida y que hasta ahora no has podido descubrir.


¿Cómo lograr una evolución espiritual?

Lo primero que debes tomar en cuenta para iniciar la evolución espiritual, es tu conocimiento, pero no el conocimiento que usas para explicar las cosas que tus sentidos perciben, sino el conocimiento interior, el que va al fondo de la creación. Este cambio hará que modifiques por completo las creencias tradicionales, comprenderás cómo fluye los aspectos de la vida desde que tienes el control de tu mente, conocerás las maneras más especial para controlar tu energía y de ahí crearas el mundo que quieres, ya no pensaras de manera limitada y al trabajar en ese objetivo ocurrirá un cambio de conciencia en tu vida.


Cuando te encuentras estresado y las frecuencias mentales se elevan y no tienes oportunidad para la relajación, entonces puedes concentrarte hasta llegar a tu interior usando una técnica de relajación profunda, en donde tu cerebro disminuye las frecuencias cerebrales dalta y theta que van de 4 a 7 ciclos por segundo.


Con esta relajación puedes entrar a otros planos, puedes tener mayor intuición desarrollo de cualidades psíquicas, aumenta tu conciencia del todo lo que piensas y haces, nace tu clarividencia, y se reafirma en ti un tercer ojo para percibir el aura y estados emocionales de conciencia, entre otros.




Esta técnica de relajación profunda solo la puedes lograr cuando logras cambiar tu conciencia y tu evolución espiritual, pero esto no ocurre de la noche a la mañana, esto va en un proceso donde debes aprender a manejar y a ser conocerte de ello.


 Otro aspecto que también logras manejar es el de tu critico interior, este es una voz que se encuentra dentro de tu mente, en tu inconsciente que te dice constantemente lo que estamos haciendo mal, pero más que una ayuda, es una crítica que nunca para, nos dice lo inadecuado que somos, nos compara con los demás, nos coloca malos pensamientos y mensajes negativos.

La Importancia De Las Emociones en Nuestra Vida


En el proceso evolutivo de nuestra alma no existe un camino trazado que marque un rumbo fijo ya que todo en el universo, es impermanente
Existe un proceso evolutivo que realizamos vida tras vida, es así que en cada experiencia vamos alcanzando “estados” de conciencia” , y sólo para que la mente dual lo interprete alcanzamos “niveles“, y en esos estados de conciencia permanecemosalerta a todo lo que sucede, tanto dentro como fuera de uno mismo, simultáneamente. Prendemos la luz de la conciencia, eso es el despertar. 
La conciencia se desarrolla pasando por diferentes estados. Estos son: el instinto, las emociones, el pensamiento (concreto y abstracto), la conciencia de sí, la conciencia de unidad, la conciencia de Ser. 
En este artículo me referiré sólo a la Conciencia de Unidad. 

¿Qué significa la conciencia de unidad?

La Conciencia de Unidad es el último estado en el proceso evolutivo de la conciencia. Es la percepción de que no hay separación, que somos parte de un todo. La mente no crea separabilidad pues es todo contenido en ese estado de conciencia. 
¿Y como es que la mente regularmente separa la conciencia? 
“Cuando un hombre piensa en aquello que percibe, necesariamente se siente separado de ello. Es decir, lo concibe como algo externo a él mismo. 
 Es así como ‘el pensador’ queda separado y fragmentado en ‘yo’, y concibe lo demás como ‘no yo’. Cuando se activa el pensamiento, inmediatamente, surge la fragmentación. Esta fragmentación está formada precisamente por el ‘pensador’ en un extremo y por ‘lo pensado’ en el otro. El pensamiento y el pensador no son dos actividades diferentes y separadas sino sólo una. Tan pronto el pensamiento se detiene, el pensador se diluye junto con él y, por lo tanto, la sensación de fragmentación que produce. 
En el momento que el pensamiento se detiene y el hombre permanece absolutamente alerta, se presenta la vivencia de unidad, el eterno presente porque es intemporal. 
Como no hay separación, no hay muerte y nacimiento, no hay bien ni mal, no hay objeto y sujeto, porque se desvanece la identidad, No existe el yo separado, es una ilusión, si existe una identidad suprema, el Todo. Podemos percibir que no existe el tiempo porque no existe ni pasado ni futuro

La conciencia de unidad es un estado de alerta percepción


En el cual se produce la sensación de unión con lo percibido; se produce la sensación de “todo es uno”. La conciencia de unidad implica la ausencia de pensamiento para poderse presentar, ya que, esté separa al pensador de lo pensado, al observador de lo observado.  Es así como la mente queda silenciosa, cristalina como el agua. Y en este estado de transparencia “el que percibe” y “lo percibido” se diluyen, para sólo quedar en su lugar, “el percibir”. El observador y lo observado se hacen uno cuando la percepción es alerta y el pensamiento está ausente. 
Ken Wilber dice sobre la conciencia de unidad : “el presente es un momento sin límites espaciales o temporales y por eso los místicos abrazan al tiempo en su totalidad. Entonces, la conciencia de la unidad es el ahora eterno. Uno no tiene experiencias presentes, uno es las experiencias presentes. No hay delante de uno ni detrás. Y uno no tiene donde quedarse, a no ser en el presente intemporal, en la eternidad.” 
Cuando ese estado ha madurado, entonces ese hombre tiene una calidad diferente al hombre común y corriente. Ese hombre se sienta en un jardín y entonces, empieza con su propia conciencia a ver el mundo que le rodea. Y al verlo con profunda atención, hay un momento en el cual la conciencia no puede separarse de aquello que esta percibiendo: se empieza a experimentar sumamente unido a todo. 
Si esta conciencia de unidad madura y llega a un clímax profundo, ya no solo me experimento unido al exterior, sino que me hago uno con el exterior: soy el árbol, soy el pájaro que vuela, soy el agua que cae, soy los niños que ríen, , lo soy. 

¿Pero como vas a experimentar esa unicidad con todo lo que percibes?


domingo, 25 de septiembre de 2016

“El ambiente”


“El ambiente en el que se encuentran contribuye mucho a hacer salir lo bueno o lo malo de los seres. 

Por eso, deben sumergirse lo más a menudo posible en un ambiente de paz, de armonía y de luz. 

Muchas veces, los efectos de este ambiente no duran demasiado; pero, por lo menos durante unos instantes, su naturaleza inferior se ve reducida al silencio, mientras que su naturaleza superior se desarrolla. 

Y a fuerza de repetir esta experiencia, la naturaleza superior acabará un día imponiéndose.

Para algunos, adormecer su naturaleza inferior es dar muestras de debilidad. 

Se encuentran mucho mejor dando rienda suelta a sus instintos de dominación, de agresividad… es decir, cuando dejan salir a sus fieras. 

Pero estas fieras no sólo atacan a los demás en el exterior. 

Cómo Regular Tu Luz Interior para Vivir en Paz con Todo el Mundo


En uno de los últimos artículos hablaba de la importancia de saber controlar nuestra luz interior. A medida que vamos creciendo espiritualmente, nuestra luz se hace más intensa, y a veces hay personas a nuestro alrededor que se sienten incómodos con ella. Y esto puede generar conflictos. Algunos de ellos incluso bastante graves.

Después de aquel artículo, varias personas me escribieron para preguntarme cómo se hace esto de regular la luz interior, así que he pensado que sería útil escribir sobre este tema. Que yo sepa, no hay un método concreto, pero sí hay algunas pautas que pueden ayudar.


El Amor Debe Ser Siempre Nuestro Guía

Lo más importante de todo es actuar siempre con tanto amor como se pueda. El amor debe ser siempre lo que motive todos y cada uno de nuestros actos. Siempre.

Así que siempre que tengamos algún conflicto, siempre que alguien no nos trate bien, siempre que pensemos que alguna persona se está equivocando, o cualquier otra situación similar, debemos mirar en nuestro interior para ver si estamos siendo amorosos o no. Da igual que pensemos que tenemos razón, da igual que la otra persona no esté actuando correctamente, en el momento que perdemos de vista el amor, el que se equivoca seguro somos nosotros.

Nuestra luz interior no debe ser nunca un arma que ataque a alguien. Nunca. Si en algún momento nos enfadamos y tenemos ganas de atacar, aunque pensemos que tenemos razón, es mejor pararse un momento, contar hasta diez y preguntarse cómo podemos cambiar nuestra luz para que deje de ser un rayo que hace daño, y convertirla en un suave calor que todo lo abraza.

Es Mejor Mostrar el Camino con Ejemplos que con Palabras

A medida que crecemos espiritualmente, vemos las cosas más claras y nos volvemos más sabios, y esto hace que a menudo tengamos ganas de dar lecciones a los demás. A veces les decimos abiertamente que se equivocan, y otras lo hacemos de forma más sutil, pero de una manera u otra tendemos a ir por el mundo con la sensación de ser superiores.

Lo primero es hacer un pequeño ejercicio de reflexión y humildad para ver si nos está pasando esto. ¿Te sientes superior a los demás e intentas dar lecciones? Es algo bastante habitual, así que vale la pena fijarse bien antes de responder: “no, yo no lo hago.”

A nadie le gusta que le den lecciones, así que si lo hacemos, es muy fácil que más de una persona se sienta molesta con nosotros.

Si creemos que alguien se equivoca y queremos mostrarle una manera mejor de hacer las cosas, es mucho mejor enseñarle el camino con nuestro ejemplo, que no decirle que no lo hace bien. Cuando queremos aleccionar con palabras, la luz interior que sale de nosotros suele ser como una bofetada: a veces puede ser útil, a veces puede ayudar a alguien a ver las cosas más claras, pero duele. En cambio, la luz que sale cuando damos ejemplo es como un abrazo. Es una manera mucho más suave de decir: “ves, así todo es más fácil. ¿Quieres venir?”

Escuchar y Observar los Otros

Es muy importante prestar atención a las personas que nos rodean para tratar de ver cómo les afecta todo lo que hacemos. A menudo es difícil ver claramente qué sienten, pero vale la pena intentarlo.

Y si vemos que alguna persona se molesta con algo que hacemos o decimos, pues mejor cambiar nuestra manera de actuar respecto a ella. No se trata de hacerle la pelota ni ser como ella quiere que seamos. Esto nunca. Simplemente tratar de respetarla.

En algún lugar leí que no tenemos por qué ser amigos de todo el mundo, pero sí que tenemos que respetarlos y no hacer enemigos. A mí me parece una buena idea.

Cada uno Tiene su Camino

Bank of America nos avisa: "Hay entre un 20% y un 50% de posibilidades que vivimos en 'Matrix'"


La corporación estadounidense Bank of America Merril Lynch, ha enviado este martes a sus clientes una nota en la que sopesa la posibilidad de que la humanidad viva, en realidad, atrapada en un mundo virtual como el representado en la película de ciencia ficción 'Matrix', informa Business Insider.

Los analistas del banco han estimado en su análisis de negocios a futuro, que existe entre un 20% y un 50% de probabilidad de que vivamos en una 'matrix', en la que nuestro mundo sería un conjunto de objetos virtuales fotorrealistas modelados por ordenadores y que nosotros tomaríamos como reales. 

Esta teoría tiene su base científica en el artículo publicado por Nick Bostrom, filósofo sueco de la Universidad de Oxford, en el que afirma que al menos una de las siguientes presunciones es real:

la cantidad de seres humanos que sobrevivan a una etapa 'poshumana' gobernada por otra especie es prácticamente nula, es poco probable que cualquier civilización poshumana recurra a simulaciones de nuestra historia evolutiva, es decir, recrear la vida de los seres humanos utilizando supercomputadores en el futuro, ya vivimos en una realidad simulada por computador.

sábado, 24 de septiembre de 2016

“¿Buscáis el amor?”


“¿Buscáis el amor? 

Pues precisamente por eso no lo encontráis. Diréis: 

«¡Pero tengo tanta necesidad de amor! 

¿Cómo lo voy a encontrar si no lo busco?» 

Si queréis verdaderamente encontrar el amor, empezad por amar vosotros y dejad de buscarlo. 

Entonces veréis cómo va a ser él el que os persiga, y aunque queráis deshaceros de él, no lo conseguiréis: lo echaréis por la puerta, ¡y volverá por la ventana! 

Sí, en cuanto dejáis de buscar el amor porque habéis decidido amar vosotros, entonces se presenta. 

Pero cuanto más lo buscáis, más se aleja. Es como si persiguieseis vuestra sombra: huye delante de vosotros y nunca podéis alcanzarla.

Cuando buscáis el amor de los demás, os concentráis en algo que es exterior a vosotros; os alejáis así de este tesoro que poseéis dentro de vosotros mismos y acabáis perdiéndolo.

Tu mente razona y tu corazón sabe


Te encuentras en un tira y afloja entre lo que tu mente trata de imponerte y lo que tu corazón quiere sentir. Y entonces no sabes bien qué hacer, ¿te guías por las emociones que te brotan desde dentro o racionalizas despacio la situación?
Lo cierto es que harías cualquier cosa por sentirte libre y feliz. Te dejarías llevar sin límites si supieras de verdad que eso es lo que necesitas. Sin embargo, no lo sabes. Tienes dudas de que tu corazón te lleve a un lugar donde no vayas a sufrir y por eso tu mente actúa para evitarlo. ¿A quién escucho? Te estás preguntando.
Pues es beneficioso para tu bienestar futuro que escuches a tu mente y a tu corazón. Sí, a los dos. Tanto uno como otro tienen cosas que decirte: cada uno tiene sus características propias y precias para comprender y actuar ante el mundo.

Lo que tu mente tiene que decirte

Cuando existe un conflicto entre mente y corazón, muchas personas tratan de posicionarse. Por un lado, hay quien cree que la razón es superior a los sentimientos porque dejarnos llevar por estos nos hace vulnerables. Por otro lado, algunos creen que la emoción es primordial para poder amar a los demás y el amor nos mueve.
Lo cierto es que todos tienen razón en parte. El ser humano se caracteriza por poseer razón y corazón y ambos forman un todo que no puede dividirse. Por separado, de hecho, son peligrosos: la mente usa la lógica pero olvida lo que sientes, el corazón te guía pero sin control puede equivocarse.
“Me gusta la gente sentipensante, que no separa la razón del corazón. 
Que siente y piensa a la vez. Sin divorciar la cabeza del cuerpo, ni la emoción de la razón”.
-Eduardo Galeano-
Si no sabes qué hacer, comenzar por escuchar a tu cabeza es una buena opción. Primero porque ella es la encargada de pensar, de argumentar y de establecer sensatez a tu ser más intimo. Segundo porque es tu mente quien pondrá el granito de cordura que te puede estar haciendo falta.

Lo que tu corazón tiene que decirte

¿Qué es la Gran Hermandad Blanca?


Bienvenido querido hermano a este lugar en el no-espacio y en el no-tiempo. Para poder explicar quienes somos primero debemos hablar brevemente de qué es la La Gran Hermandad Blanca, o mas bien para qué se creó. En el mundo occidental se la conoce por muchos nombres:


La Gran Hermandad Blanca
La Gran Fraternidad Blanca
La Jerarquía Espiritual
Los Maestros Ascendidos
La Gran Logia Blanca

A pesar de sus múltiples nombres, tanto en occidente como en oriente solo conocemos una pequeña parte de lo que en realidad es la Gran Hermandad de Maestros de Luz. Esta fraternidad vela por el equilibrio Universal, no solo en el planeta Tierra, sino que esta presente (con diferentes representantes) en todos los planos, dimensiones, universos y distintos estados de consciencia que existen dentro de la Consciencia Universal.En el caso de nuestro sistema, incontables eones antes de que existiera vida como la conocemos ahora en la Tierra, innumerables seres respondían a la llamada de colaboración del logos solar de nuestro sistema, apareciendo desde entonces nuestro actual Logos Planetario: Sanat Kumara. Una vez organizadas las jerarquías espirituales locales, se trazó un plan para conseguir que, siguiendo su curso natural y sin alterar las leyes universales, el sistema gozara del suficiente equilibrio para el salto de vibración y su entrada en el tiempo de 4ª Dimensión de la galaxia.

Debido a ciertos motivos que hacen nuestro sistema peculiar, los Maestros Regentes de las Altas Moradas lo toman como futuro punto referencial para todo el Universo a la hora de elevar la vibración para el siguiente escalón en el proceso de evolución natural.
Y empieza el juego de la experimentación!… desorientados por la dualidad, habiendo olvidado su herencia energética, pero firmemente decididos a evolucionar, seres de nueva creación empiezan a encarnar en esta 3ª Dimensión y comienzan a aprender lentamente vida tras vida.
Sin embargo, de una manera subyacente y ayudando al Logos Solar a llevar a cabo su misión, también encarnan seres de luz “mayores” con misiones concretas para subir el nivel de consciencia y orientar a los seres mas “jóvenes”. Estos grupos de seres de luz encarnados reciben el distinguido apelativo de “discípulos” otorgado el Maestro Tibetano Djwhal Khul en virtud de Maestro responsable o “hermano mayor” de todos ellos. (Hay que puntualizar que el Maestro Tibetano es solo una “faceta” o “reflejo” de un Ser con muchísimas y diferentes encarnaciones, pero de momento nos referiremos a él por ese nombre.)

A partir de ahora definiremos a estos grupos de seres de luz “mayores” como Grupos de Voluntarios de la Luz, debido a que el termino “voluntarios” esta muy arraigado dentro de sus mentes. Del mismo modo que la La Gran Hermandad Blanca en los planos mas sutiles o espirituales está organizada, ocurre en la 3ª Dimensión (aunque aún no seamos muy conscientes de ello) que los Grupos de Voluntarios de la Luz están divididos en muchos grupos, cada uno localizado en diferentes ubicaciones, y con distintos objetivos para ayudar en el proceso de evolución.

Y es dentro de uno de estos Grupos de Voluntarios de la Luz donde surge la idea de crear una “Ciudad Virtual de la Gran Hermanad Blanca, punto de encuentro para todos los Voluntarios de la Luz”. Con el objetivo principal de ayudar en el despertar de los Voluntarios de la Luz, este foro virtual será como la gran biblioteca de Alejandría, donde recopilado el conocimiento para ayudar en el juego de la vida, los discípulos adquirirán sabiduría para llevar a cabo su cometido.
”Eso somos, somos luz y carne, dualidad y equilibrio, fin y principio de una nueva era.”


Maestros Ascendidos

Los siete Maestros
Consejo Karmico


Los maestros ascendidos son entes sin cuerpo o formas de energía de un mundo espiritual. Conjuntamente con los Angeles, Arcángeles y Guías Espirituales, pertenecen a esa parte del mundo invisible que nos ayuda y apoya en nuestra vida. Pese a que son muchas las personas que dudan de la existencia de este mundo irreal, cada vez es mayor el número de quienes experimentan su ayuda.
Uno no sólo puede establecer contacto con este tipo de entes a través de la meditación, sino que también en nuestro día a día podemos percibir su presencia. Los niños se muestran más confiados con este mundo inmaterial, hablan con sus ángeles de la guarda o dicen ver hadas.


LA JERARQUIA ESPIRITUAL

Nosotros hemos vivido ya muchas veces, hemos tenido muchas vidas y en muchos lugares distintos del planeta, hemos acumulado gran conocimiento y seguimos evolucionando día a día, hay otros seres que ya han pasado por el proceso que nosotros hoy vivimos, ellos se encuentran en niveles y planos más altos y, muchos de ellos, demostrando un enorme amor divino, han renunciado voluntariamente a la posibilidad de seguir avanzando y han decidido esperarnos y ayudarnos. A través de los siglos las distintas religiones les han dado muchos nombres: santos, iluminados, buddhas, etc., ellos son nuestros amados Maestros Ascendidos que conforman la Jerarquía Espiritual de nuestro planeta o, lo que es lo mismo, la Gran Hermandad Blanca.

Hace muchos millones de años, dieciocho, para ser más exactos, vino a la tierra, procedente desde el planeta Venus, un gran ser de luz llamado Sanat Kumara, el fundó la Jerarquía Espiritual a la cual pertenecen seres tan hermosos como los amados Jesús, Krishna, Gautama Buddha, María, Kwan Yin, Mahoma, Saint Germain, Serapis Bey, etc. y otros muchos seres que en la religión cristiana, por ejemplo, son conocidos como santos: San Pablo (el Maestro Hilarión), San Francisco de Asís (el Maestro Koot Hoomi), Santo Tomás Moro (Maestro El Morya), por nombrar sólo a algunos, todos ellos son seres altamente evolucionados que vivieron las mismas experiencias que vivimos nosotros y que alcanzaron la Maestría en ellas.Despertaron plenamente a su Santo Ser Crístico y han realizado por completo la Ley del Perdón y la Llama Violeta, llegando a ser seres de gran misericordia, que tienen un perfecto control sobre la mente, las emociones y el cuerpo físico.
En una primera etapa, la Jerarquía espiritual estuvo dirigida por el Amado Sanat kumara, pero con el paso del tiempo, Sanat Kumara es hoy una especie de regente que ha entregado sus responsabilidades formales al actual Señor del Mundo, Gautama Buddha.


ACTUAL JERARQUIA PLANETARIA

La actual Jerarquía Planetaria está conformada del siguiente modo:

viernes, 23 de septiembre de 2016

Cuando nuestro ser pide a gritos un cambio, debemos dárselo



Muchas veces nuestro ser se manifiesta de múltiples maneras, implorando porque tomemos acciones, que tomemos las decisiones que nos posicionen donde queremos realmente estar. Y nosotros muchas veces dejamos pasar este clamor por múltiples factores, pero principalmente por miedo.

Muchas veces tenemos claro cuándo ha sido suficiente, cuándo ya tenemos que partir, que cambiar de trabajo, cuando tenemos que mudarnos o tomar alguna acción de cambio que nos conduzca en otra dirección. Pero postergamos la decisión por muchas variables.

Debemos considerar que si bien es cierto que todo cambio trae consigo un riesgo, también es cierto que si no nos arriesgamos nos limitamos la posibilidad de ganar… Sí, también de perder, pero en este caso es relativo, porque ya quedarnos en nuestra zona de relativo confort es en sí mismo una pérdida.


Todos los cambios, aún los más ansiados, llevan consigo cierta melancolía; porque aquello que dejamos es una parte de nosotros mismos: debemos morir una vida para entrar en otra.  Anatole France

Nadie debería tomar las decisiones trascendentales de nuestra vida por nosotros, esto debe ser de absoluta responsabilidad propia y por ello no debemos sentarnos a esperar por la aprobación o el consentimiento de alguien para irnos tras lo que nos haga feliz, por grande o minúsculo que parezca.

Nuestro tiempo es limitado en este tránsito y un malgasto de él es el peor atentado que podemos hacer en nuestra contra… Por lo que si no estamos haciendo lo que nos gusta, lo que nos nutre o las cosas hacemos van perdiendo valor, tenemos que generar cambios, cambios que comienzan en nosotros mismos.

Debemos ser capaces de entender cuándo y cómo generar cambios, a veces tenemos la vida que soñamos y nos sentimos inconformes y esto es el resultado de la forma en la cual estamos viendo la vida, en qué nos estamos centrando, muchas veces tenemos mil bendiciones y nos enfocamos en el minúsculo punto que nos falta y allí comenzamos a sentirnos infelices.



Ver la vida desde el agradecimiento nos hace tomar decisiones más ligadas al corazón y no aventurarnos a seguir nuestro ego. A veces no queremos dar más, queremos librarnos de responsabilidades y queremos cambios que nos hagan la vida más sencilla, pero por lo general en estos casos los cambios que debemos hacer es de creencias y de pensamientos. Afrontar situaciones no siempre es una tarea grata, pero no debemos evadirlas, sino cambiar la perspectiva que tenemos de nuestra participación.

“Atraer la luz”


“Acostumbraos a concentraros en la luz. Pensad que la atraéis, que la introducís en vosotros para que llene todo vuestro ser de partículas de la mayor pureza. 

Y cuando sintáis que habéis incorporado esta luz, ejercitaros para enviarla a través del espacio para ayudar a todos vuestros hermanos y hermanas en la tierra.

¡Hay tanta gente que, con el pretexto de no tener ni dones ni cualidades notables, se creen justificados para dejarse llevar por una vida mediocre! 

No, nadie puede justificarse de esta manera. Incluso el ser más desheredado, el más desprovisto, puede hacer este trabajo con la luz;

 y al hacerlo, realiza algo más importante que todo lo que otros, dotados, capaces, pueden realizar en muchos otros dominios. 

La Revolución Interior


La iluminación de la que hablo no es simplemente una realización, no es simplemente el descubrimiento de nuestra verdadera naturaleza. Este descubrimiento es sólo el comienzo — el punto de entrada a una revolución interior. La realización no garantiza esta revolución; sino que simplemente hace que sea posible.

¿Qué es esta revolución interior? 

Para empezar, la revolución no es estática; sino que está viva, en curso, y continua. No puede ser apresada o hacer que se adapte a cualquier modelo conceptual. Tampoco hay ningún camino a esta revolución interior, ya que no es ni predecible ni controlable y tiene vida propia. Esta revolución es una ruptura con las viejas estructuras de pensamiento y percepción muertas, repetitivas en que la humanidad se encuentra atrapada.

La Realización de la última realidad es un repentino y directo despertar existencial a nuestra verdadera naturaleza que abre la puerta a la posibilidad de una revolución interior. Tal revolución requiere un vaciado continuo de las viejas estructuras de la consciencia y el nacimiento de una inteligencia viva y fluida. Esta inteligencia reestructura todo tu ser — cuerpo, mente y percepción. Esta inteligencia hace que la mente se libere de sus viejas estructuras que tienen su origen dentro de la totalidad de la consciencia humana. Si uno no puede liberarse de las viejas estructuras condicionadas de la consciencia humana, entonces uno se encuentra todavía en una prisión.

Tener un despertar a nuestra verdadera naturaleza no significa necesariamente que habrá una revolución en la forma en que uno percibe, actúa, y responde a la vida. El momento del despertar nos muestra lo que es en última instancia, verdadero y real, así como revela una posibilidad más profunda en la forma en que la vida puede ser vivida desde un estado indivisible e incondicionado del ser. Pero el momento del despertar no garantiza esta posibilidad más profunda, como lo atestiguan muchos de los que han experimentado un despertar espiritual.

El despertar abre una puerta hacia una revolución interna profunda, pero de ninguna manera garantiza que va a tener lugar. El que tenga lugar o no depende de muchos factores, pero ninguno más importante y vital que una intención sincera e inequívoca por la verdad por encima de todo lo demás. Esta intención sincera hacia la verdad es de lo que en última instancia depende todo crecimiento espiritual, sobre todo cuando se trascienden todas las preferencias, programas y metas personales.

Esta revolución interior es el despertar de una inteligencia que no nace de la mente, sino de un silencio interior de la mente, que por sí sola tiene la capacidad de arrancar de raíz todas las viejas estructuras de la propia consciencia. A menos que estas estructuras sean desarraigadas, no habrá un pensamiento, acción o respuesta creativos. A menos que haya una revolución interna, nada nuevo y fresco puede florecer. Sólo lo viejo, lo repetitivo, lo condicionado florecerá en ausencia de esta revolución. Pero nuestro potencial está más allá de lo conocido, más allá de las estructuras del pasado, más allá de lo que la humanidad ha establecido.

Nuestro potencial es algo que sólo puede florecer cuando ya no estamos atrapados dentro de la influencia y las limitaciones de lo conocido. Más allá del reino de la mente, más allá de las limitaciones de la consciencia condicionada de la humanidad, se halla lo que se puede llamar lo sagrado. Y es de lo sagrado que nace una consciencia nueva y fluida que limpia lo viejo y trae a la vida el florecimiento de una expresión viva e indivisible del ser. Tal expresión no es ni personal ni impersonal, ni espiritual ni terrenal, sino más bien el fluir y el florecimiento de la existencia más allá de todas las nociones del yo.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Yo Soy, el Yo Soy (La Conciencia Crística)


Ultimo vídeo que hemos creado, espero que os guste.

Te has preguntado, tú como muchos otros, cómo se alcanza la conciencia Crística? 

El primer paso poderoso radica en el reconocimiento de la Gran Presencia «YO SOY», Dios viviente dentro de ti. 
El segundo paso está en el uso de la Presencia «YO SOY», porque cuando dices «YO SOY», Con el conocimiento de lo que esto quiere decir, habrás entrado en ese mismo momento en la Conciencia Crística, sin que esto signifique que inmediatamente expresarás la plenitud de la Conciencia Crística, porque primero deberás saber "hacia dónde vas, y lo que deseas hacer antes de que lo puedas realizar.

Todos los que han ascendido han seguido el mismo camino, y usado idénticamente la misma aplicación, porque todos los caminos llevan al Gran Sol Central, a la Divinidad.




SI QUIERES SUSCRIBIRTE, PINCHA EL SIGUIENTE ENLACE:
https://www.youtube.com/user/TheIsmavision



miércoles, 21 de septiembre de 2016

“Obra alquímica”


“¿Por qué los alquimistas describen la transformación de la materia de la Gran Obra como una sucesión de colores? 

Porque han observado esta sucesión en la vida vegetal. 

Mirad los árboles frutales: salvo ciertos matices, ya que la naturaleza es rica en diferencias, pasan por una serie de colores y siempre en el mismo orden. 

Durante el invierno, los árboles son negros y están desnudos. 

En primavera, se vuelven blancos con las flores y verdes con las hojas. 

Después, cuando llega el verano: los frutos maduran y se vuelven amarillos y rojos; y cuando se acerca el otoño, el follaje se vuelve rojo y dorado. 

Con el rojo y el dorado, el proceso acaba, es el final de un ciclo como en la obra alquímica.