jueves, 19 de octubre de 2017

Absolutamente todo


Mira a tu alrededor; sólo hay una realidad. La razón por la que estás aquí, dondequiera que aquí estés, es porque es el único lugar que puedes estar en este momento. Pero aunque la realidad está aquí, y aunque no hay literalmente nada más que la realidad, es muy posible que la pases por alto por completo. Por pasar por alto me refiero a imaginar que la realidad es algo o algún lugar que no sea aquí. Por extraño que pueda parecer, es muy posible, incluso probable, que a pesar de que tienes ojos para ver, no veas. Y a pesar de que tiene oídos para oír, no oigas. Lo que ves y oyes no es exactamente lo que hay realmente aquí, sino lo que te imaginas que hay aquí.

Nuestra imaginación es una fuerza muy poderosa en determinar lo que percibimos. Si imaginamos que el mundo está lleno de las fuerzas del mal, seguramente vamos a percibir el mundo como malo. Pero si imaginamos que el mundo es esencialmente bueno, vamos a percibirlo como bueno. De cualquier manera el mundo es el mismo que estamos viendo. Pero el mundo no es ni bueno ni malo en sí mismo, sino que es simplemente lo que es. Y si vemos el mundo ya sea como bueno o malo, no podremos verlo como lo que realmente es. Sólo podremos verlo como nos imaginamos que es.

Ahora toma esta idea y aplícala a todo y a todos en tu vida. Pruébala por un momento, o una hora, o un día. Y si lo haces, comenzarás a darte cuenta de que el mundo que imaginas que existe no existe en absoluto. Esto puede causarte algún temor, o posiblemente un estremecimiento al descubrirlo, pero de cualquier manera lo importante es conseguir una cierta distancia de la forma habitual que la mente contorsiona y crea la percepción.

Pero a pesar de que nuestra mente imagina el mundo y todo lo que hay en él de forma distinta a lo que realmente es, la realidad de la existencia permanece eternamente no afectada por nuestra percepción errónea de ella. Esto es a la vez relativamente bueno y malo. Es bueno en que la existencia es eternamente lo que es. No tenemos que preocuparnos acerca de que la realidad se convierta en algo que no sea la realidad. Pero es malo en el sentido de que el mundo que imaginamos que existe está siempre en colisión con el mundo tal como es en realidad. Esta colisión es la causa del inmenso sufrimiento y conflictos humanos.

Así que estamos atrapados dentro de nuestras ilusiones y percepciones erróneas. Y la ilusión más grande de todas es la de creer que no estamos atrapados. Pero incluso cuando nos damos cuenta de que estamos confinados dentro una prisión de nuestra propia creación, estamos atrapados porque todas las formas con las que luchamos para salir de nuestras propias ilusiones son también ilusiones. Así que, sí, estamos atrapados, e impotentes además.

Pero hay una cosa muy extraña que puede ocurrir exactamente en el momento en que te das cuenta de que no se puede escapar del mundo imaginario de tus ilusiones. Abres tu corazón a la ilusión, te rindes a tu eterna lucha contra ella, y admites que estás limitado por su astuta imaginación. No me refiero a que te desanimes o te resignes a tu destino. Quiero decir que realmente te rindas ante tu derrota total y dejes de luchar.

La Novela de la Vida


Cuando lees una novela, y lees sobre los diferentes personajes, algunos te gustarán y otros no. O cuando ves una película y piensas en tu relación con los personajes, es posible que te gusten o es posible que no - pero no encuentras tu sensación de ser en ellos. No estableces referencias de tu propia estima y valía con los personajes de una novela o cuando enciendes la televisión. Sólo tienes pensamientos acerca de ellos.

Pero imagina que encendieras la televisión o leyeras una novela y que realmente derivases totalmente tu sentido de ser y tu sentido de ti mismo de uno de los personajes. Inmediatamente tu perspectiva sería muy diferente, ¿no es así? Ahora, tu perspectiva ha pasado de ser algo muy vasto a ser algo muy limitado, viendo sólo a través de los ojos del personaje. Lamentablemente, así es como la mayoría de los seres humanos pasan sus vidas. Tienen este pequeño personaje en su mente llamado "yo", y están viendo realmente ese "yo" como algo personal cuando no lo es.

El "yo" es muy impersonal, no significa ser frío o distante, sino sólo significa sin una naturaleza propia inherente, de la misma manera que cuando lees un libro, los personajes no tienen una naturaleza propia. Ellos en realidad no existen fuera de tu imaginación. Ni siquiera existen en el libro, porque el libro es sólo palabras. Y sin alguien que lea esas palabras y los traiga a la vida en su imaginación, nada siquiera existe en la página impresa. Todo está en el lector, toda la vida.

Cuando el Buda habló de la realización del no-yo, estaba hablando del yo que es una imagen en la mente siendo completamente transparente. Y cuando no hay una imagen del yo, la experiencia no tiene donde repercutir. Todo simplemente es como es, porque no hay una interpretación secundaria. El que está interpretando es el que está sufriendo. Y ese es el que sufre. Ese es el que hace que otros sufran.

El falso yo, el yo que es una imagen en la mente, aprovecha cada experiencia para compararse: "¿Cómo soy en relación a lo que está sucediendo? ¿Soy sabio? ¿Soy estúpido? ¿Soy torpe? ¿Soy valiente? ¿Estoy iluminado acerca de esto?" Ese es el movimiento de la consciencia reflejándose en una imagen de sí misma que en realidad no existe. Siempre está comparando cada experiencia, y luego creyendo en la interpretación de la experiencia en lugar de ver "Todo tal y como es".

Todo tal y como es en realidad. Desde el punto de vista de la consciencia, incluso la resistencia simplemente es. Y si te resistes a la resistencia, eso es lo que es. No puedes escapar de ello. Empiezas a ver que lo único que ahonda en la resistencia, una historia, o una interpretación de lo que es —sea lo que sea— es esta persona creada por la mente. Es como un personaje de una novela. Cuando lees una novela, cada personaje tiene un punto de vista. Tiene creencias. Tiene opiniones. Hay algo que lo hace distinto de otros personajes. Nuestra persona es, literalmente, el personaje creado por la mente que siempre está haciéndose distinguir. Por lo tanto, siempre necesita evaluar todo en contra de su idea preconcebida.

Hay otro punto de vista ventajoso. El otro punto de vista ventajoso no sólo está fuera del personaje, sino también en el interior del personaje. Es el punto de vista ventajoso fundamental que está en el exterior, y también está interpretando todos los papeles desde el interior.

Eso es básicamente lo que significa realmente despertar: estamos despertando del personaje. No tienes que destruir el personaje llamado "yo" para despertar de él. De hecho, tratar de destruir el personaje hace que sea muy difícil despertar.

Porque ¿qué es lo que está tratando de destruir el personaje?

miércoles, 18 de octubre de 2017

8 Beneficios de vivir fuera de tu zona de confort


La zona de confort es ese espacio en el que nos sentimos cómodos, seguros, en el que tenemos el control de la situación. Salir afuera puede hacerte sentir que ya no hay red de seguridad, y que cualquier cosa puede suceder.


Cuando nos movemos fuera de ella, o empujamos sus fronteras, podemos sentirnos ansiosos, inquietos e inseguros, sin la familiaridad de saber que tenemos nuestros conocimientos, habilidades y experiencia para respaldarnos. Estar un poco ansioso nos mantiene alerta y despiertos, y por lo tanto afila todos nuestros sentidos. Si hablas con cualquier ejecutante acertado, un atleta por ejemplo, te dirán cómo han empujado este límite de la ansiedad hasta el final, consiguiendo así salir de la zona de confort.

El desafío es este: Te sientes inseguro por perder el control, encontrarte en terreno desconocido. Pero en el exterior de esta zona, la magia sucede. Siempre y cuando queramos crecer y aprender. Llamemos a esto la “zona de aprendizaje”.


“No podemos convertirnos en lo que queremos ser al permanecer lo que somos.” – Max DePree


Cómo te sientes acerca de tu vida entera, te dirá mucho acerca de lo cómodo que eres. Puede ser que no sea lo que esperabas, pero cuando estás insatisfecho, es muy probable que también estés cómodo. Vivir una vida llena de rutinas que te mantienen haciendo lo mismo todos los días, esperando que el viernes aparezca, no es gratificante. Dentro de la zona de confort, hay orden y continuidad, repeticiones y estructura. La red de seguridad es claramente visible.

Decir zona de confort suena bastante agradable, y a veces lo es, pero aunque nos sentimos cómodos nos estamos perjudicando a nosotros mismos. Al igual que con las creencias falsas y la resistencia al cambio, estamos evitando las oportunidades de crecimiento por nuestro propio miedo al dolor, al sufrimiento, o al fracaso. Qué dulce es revolcarnos en nuestra propia tristeza, y ser cómodamente capaces de decir “no” a cualquier cosa que nos quite nuestro enfoque de nuestra verdad; cualquier cosa que nos saque de nuestra zona de confort.


“Amplía tu zona para que puedas extender tus alas.” 
– Hilde Larsen



Cuanto más y más tiempo permanezcamos dentro de nuestra zona, menor es lo que tendemos a conseguir; y más difícil nos resulta salir fuera. Nos ponemos aún más cómodos y perezosos, y nos llenamos con falsas creencias. El muro se hace más alto y más difícil de escalar, una pared invisible construida, con la ayuda de la vieja  y siempre presente programación.

Si decidimos quedarnos atados a nuestra comodidad, nunca encontraremos nuestros verdaderos potenciales, y nunca experimentaremos lo que somos capaces de lograr. Cualquier aprendizaje ocurre fuera de esta zona. Siempre que empieces algo nuevo, como un hobby, aprendas un nuevo idioma, un nuevo deporte, o comiences un nuevo trabajo, estarás operando fuera de tu zona de seguridad. Los límites deben ser empujados.

8 efectos de la vida libre de zona:


1. Te darás cuenta de que el miedo está sobrevalorado.


La declaración más común que sigue, tras haber hecho algo que te daba miedo y que era aparentemente arriesgado, es: “Si hubiera sabido que iba a ser tan fácil o a ir tan bien, lo habría hecho años atrás”. El miedo en sí es a menudo lo que más tememos. La falsa creencia de que el miedo es algo de lo que debemos huir también cambiará, como te diste cuenta de que el mundo no llegó a su fin, y nadie murió.


2. Crecerás más allá de la creencia.


Nada es más potenciador que conquistar algunos obstáculos de larga duración. Ya sea la resistencia a dar el salto hacia el inicio de un régimen de salud, mudanza o iniciar tu propio negocio. Tal vez quieres vender todo lo que posees, para iniciar el viaje de tu vida, para viajar por el mundo; o simplemente quieres pedir a alguien que realmente te gusta, una cita.

No importa cual sea el punto; crecerás, y tu horizonte se ampliará. El primer paso es siempre el más difícil, pero promoverá el hambre de más. A medida que tu zona de confort crece, el crecimiento se vuelve constante; imparable. Se ha plantado una semilla. Ahora, todo lo que tienes que hacer es regar y nutrirla.


3. Te convertirás en tu propio jefe.


La posición era siempre nuestra, aunque tan fácilmente la regalamos, o tratamos de regalarla. Hablamos de recuperar nuestro poder, como si alguna vez hubiera dejado de ser nuestro; ¡empoderarnos!

Nunca ha dejado de ser tuyo, siempre ha estado allí, aunque escondido o suprimido. Resulta fácil esconderse detrás de los juicios y defectos de otra persona, cuando nos sentimos pequeños e inferiores en nuestras propias vidas. En última instancia, siempre has sido el que has estado esperando; esperando a poder elegir por tí mismo, a dejar de ceder la elección. Siempre has sido lo que has estado buscando, pero ahora se volverá aún más claro para ti, y sentirás más.. ¡Qué poderoso e inspirador!


4. Te volverás más entusiasta y perderás el arrepentimiento.


Hay varios refranes que enfocan en esta dirección del pensamiento: “Es mejor haber amado y perdido que nunca haber amado en absoluto”, o “Es mejor haber intentado y fracasado, que lamentar no intentarlo”, o mi favorito “Mas vale un me arrepiento que un porqué no lo hice”. Creo firmemente que esto es muy cierto. El entusiasmo que surge de entrar en terreno nuevo es contagioso. Fácilmente te animará a estirar más, para llegar a conocerte aún mejor. Nunca nos arrepentiremos de haberlo intentado, una vez que veamos los beneficios que nos dará. Además, aunque no nos salga bien la primera vez, verás como te es más fácil intentarlo una segunda.


5. La incomodidad se convierte en un camino hacia el éxito.

¿Qué es un trauma transgeneracional?


El trauma transgeneracional es un impacto, una transferencia donde el dolor emocional, físico o social sufrido por una persona en un momento dado que se transmite a las nuevas generaciones de formas que van mucho más allá del simple comportamiento aprendido. Hablamos sobre todo de epigenética y sobre cómo la influencia del ambiente puede cambiar la expresión de determinados genes.

El tema no es nuevo, de hecho, el trauma transgeneracional o intergeneracional tiene su origen de estudio en esas décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Fue entonces cuando diversos trabajos pudieron comprobar cómo las generaciones siguientes a los supervivientes del Holocausto mostraban determinadas conductas (pesadillas, problemas afectivos y de comportamiento) donde quedaba en evidencia que el trauma original del abuelo seguía contenido de muy diversos modos en los nietos.


“La mente se desarrolla como el cuerpo a través de crecimiento interno, la influencia del medio ambiente y la educación. Su desarrollo puede ser inhibido por la enfermedad física o por un trauma”
-Umberto Eco-


Podríamos decir sin duda que todo ello puede determinarse por el estilo de crianza y el patrón educativo, por el peso del recuerdo y esa narrativa consciente o inconsciente que envuelve a toda dinámica familiar. Esa donde el pasado continúa haciéndose presente de muy diversos modos. Sin embargo, es algo que trasciende más allá, algo que como ya hemos señalado puede llegar incluso a nivel genético.

Por ejemplo, pensemos qué efecto puede asociarse al hecho de haber sufrido desnutrición. Pensemos también en el impacto genético que puede ocasionar el miedo y el sufrimiento expresado en esos niveles de cortisol elevados que durante varios años llevan causando estragos en un organismo. Reflexionemos también en esos traumas a veces no canalizados, no desahogados y traducidos casi siempre en estrés postraumático y en depresiones crónicas…

Las generaciones posteriores a esa persona que ha sufrido el trauma original no desarrollarán de forma obligatoria esos mismos trastornos, pero serán, eso sí, mucho más vulnerables que otras personas a la ansiedad, el estrés y la depresión. Veámoslo con detalle.



Un ejemplo de trauma transgeneracional

Andrea sufrió abusos sexuales por parte de un familiar durante una buena parte de su infancia y adolescencia. Creció en un entorno desestructurado donde también su madre fue maltratada en su niñez. Una vez pudo salir de ese escenario, cumplida la mayoría de edad, se negó a recibir apoyo psicológico para hacer frente a ese trauma. Solo quería olvidar, pasar página lo antes posible.

La huella, la herida, sigue latente en ella de muy diversos modos: ansiedad, trastornos alimentarios, baja autoestima, hipervigilancia, depresión, insomnio… A ello se le añade un sistema inmunitario frágil, con bajas defensas que hacen de ella una persona con propensión a las infecciones, a las gripes, a las alergias…

Andrea tiene ahora un niño de 7 años. Es su razón de ser y todo su mundo, ha encontrado la estabilidad y la fortaleza, además de un motivo para cuidarse mucho más. Sin embargo, se está dando cuenta de que educar a su niño es cada vez más complicado: duerme mal, tiene problemas de atención, muchas rabietas y comportamientos desafiantes. Cuando la llaman desde el colegio, Andrea tiene la sensación de que ponen en tela de juicio su papel como madre, hasta el punto de que tiene la clara sensación de que “está haciendo algo mal”.


El trauma no afrontado y su impacto en la genética

martes, 17 de octubre de 2017

Mandalas: guías de color a la espiritualidad y la sanación


Los mandalas son representaciones simbólicas espirituales y rituales del macrocosmos y el microcosmos, utilizadas en el budismo y el hinduismo. El término sánscrito significa círculo sagrado.


Algunos de los libros para colorear más populares de los llamados “adultos” de hoy en día son de mandalas. El acto de colorear un mandala ayuda a conseguir calma, como la meditación. Centra en la paz, la armonía y la unidad que representa.

Los mandalas han existido desde hace siglos. Utilizados por los antiguos hindúes, los monjes budistas e incluso los indios americanos, los mandalas tienen significados muy espirituales. Para todas las culturas que los utilizan, tanto en la meditación, como en la curación, los mandalas representan el universo, el círculo sagrado de la vida, y otros símbolos espirituales, tales como la armonía, plenitud y unidad. Son el símbolo de nuestra unidad con el universo y con los demás.
.
Los copos de nieve son muy difíciles de estudiar. Se funden tan pronto como entran en contacto con la mano humana. Los científicos las han estudiado, sin embargo, y es por eso que tenemos conocimiento acerca de las complejidades de sus diseños. Son a su vez, una manifestación de mandalas en la naturaleza. Las flores son también mandalas. Teniendo esto en mente, es importante entender el significado más amplio de los mandalas, ya que son mucho más que un diseño geométrico atractivo.

 El Universo tiene muchas facetas, pero todas esas facetas existen en perfecta armonía.


Se utilizan mandalas durante la meditación. Al centrarse en el círculo, sin principio ni fin, una meditación puede tener a un individuo centrado y aumentar su energía espiritual. Las complejidades y la simetría del diseño nos recuerdan que el Universo tiene muchas facetas, pero todas esas facetas existen en perfecta armonía. Es cuando salimos de la armonía con el Universo que el mundo entra en la discordia. Contemplando el mandala durante la meditación nos recuerda que el mundo real no es el mundo en alineamiento.


A día de hoy, la popularidad de los mandalas ha aumentado, tanto su creación y posterior coloración, como la simple coloración de los que ya han sido creados por otros. Son utilizados por los individuos de cada grupo demográfico en la sociedad por sus propiedades beneficiosas: aliviar el estrés y la tensión, lo que reduce la hiperactividad y otros trastornos de la conducta en los niños, y ayudan a la gente a sobrellevar las dificultades y los traumas.
.
El acto de colorear un mandala nos centra en la paz, la armonía y la unidad que representan. No es de extrañar que cada vez más gente empiece a utilizar los mandalas como un conductor de motivación.

¿Cómo puede ayudar un Mandala?


Lo principal es elegir aquel que para tí represente algo especial, que te llame la atención; si vas a crear uno debes tener en cuenta no solo la simetría, sino su significado. Ten esto en cuenta mientras te concentras en él, sobre los elementos de diseño y los colores. Ten presente que simboliza la maravillosa simetría, la gran simetría del universo físico y de la Mente Universal. Estos pensamientos son los que te ayudarán a materializar el mandala y a entrar en ese estado de abstracción. El mandala te conecta con el ahora.
.
Se trata de disfrutar de toda la belleza del diseño, de todo el proceso. Dejar que tu mente “flote” lejos del mundo, y que la creatividad y el flujo de la mente pasen a través de ti. Muchos de los que los hacen consiguen que las cuestiones y los problemas con los que han estado luchando se resuelvan; vaciando la mente llega la solución.


Creación de un Mandala original

Precognición: Cómo nuestro cuerpo reacciona hasta 10 segundos antes de que algo ocurra


En las últimas décadas ha surgido una cantidad significativa y notable de investigación científica que contribuye a la noción de que la precognición humana podría muy bien ser real y que todos podríamos poseer este potencial.


Gracias a la investigación de varios científicos presentada en este artículo, las capacidades humanas ampliadas están comenzando a salir del reino del pensamiento supersticioso, la ilusión y la irracionalidad y encontrar su camino en el mundo de los fenómenos confirmados. Los reclamos de precognición o “narración futura” han ocurrido a lo largo de la historia humana en prácticamente todas las culturas y períodos.

No es difícil ver por qué estamos tan fascinados con estos conceptos. Al igual que el fenómeno extraterrestre, la validez de estos conceptos parece reducirse a simple fantasía, ciencia ficción, debido al hecho de que son “sólo películas”. Aunque las historias que acompañan a este tipo de fenómenos en las películas son probablemente facciosas, los conceptos tienen alguna validez. Examinemos la verdad detrás de la precognición y las afirmaciones acerca de “ver el futuro”.


¿Qué es la premonición o precognición?


El término psi denota procesos anómalos de información o transferencia de energía que son actualmente inexplicables en términos de mecanismos físicos o biológicos conocidos. Dos de las variantes de la psi son la precognición (conciencia cognitiva consciente) y la premonición (aprehensión afectiva); ambas variantes se definen como la capacidad de conocer hechos con anterioridad a su acontecimiento e independencia de su situación especial que no pueden ser deducidos a partir de información adquirida en el presente mediante los sentidos o del pensamiento racional.

La precognición es la capacidad de tener una premonición de un evento futuro que no podría ser anticipado a través de cualquier proceso conocido. Es la influencia de un evento futuro que aún no ha tenido lugar en las respuestas de un individuo. No solo se trata de la clásica figura cinematográfica de “conocer” lo que sucederá. Se define como dos tipos de respuestas: conscientes o inconscientes (sin conocer el motivo, actuamos o respondemos de un modo u otro en función de un conocimiento futuro inconsciente).


La ciencia detrás de la precognición


Existe una profunda preocupación en el ámbito científico por el estudio de un fenómeno que está contaminado por su asociación con la superstición, el espiritismo y la magia. Las investigaciones llevadas a cabo en este campo parecen estar más preocupadas por proteger la libertad académica que por fomentar la exploración científica. Pero esto parece estar cambiando.

Un estudio recientemente publicado (metanálisis) en la revista Frontiers in Human Neuroscience titulado “Predecir lo impredecible: análisis crítico e implicaciones prácticas de la actividad anticipatoria predictiva” examinó una serie de experimentos sobre este fenómeno que fueron conducidos por varios laboratorios diferentes.

Estos experimentos indican que el cuerpo humano puede detectar realmente los estímulos entregados aleatoriamente que ocurren 1-10 segundos por adelantado. En otras palabras, el cuerpo humano parece saber de un evento, y reacciona a un evento que aún no ha ocurrido. En el cuerpo humano lo que ocurre antes de estos eventos son cambios fisiológicos, que se miden con variaciones en valores cardio-pulmonares, cambios en la piel y en el sistema nervioso.

Es importante señalar que estos tipos de respuestas a eventos futuros que se miden en el cuerpo son respuestas inconscientes, lo que significa que el sujeto (humano) no es consciente de que realmente están teniendo lugar. Por lo tanto, es una forma de precognición incosciente, pero no las premoniciones conscientes.

El hecho de que existan estos cambios en nuestra actividad fisiológica, que el sistema nervioso autónomo cambie y se prepare para eventos futuros es notable; y el hecho de que esto sea “precognición inconsciente” no debe quitarle importancia a la posibilidad de que este hecho nos ayude a comprender mejor el fenómeno de precognición consciente. Todavía estamos esperando que la ciencia se ponga al día y proporcione una explicación para la precognición consciente, sin importar si el fenómeno se ha observado o no.

En los últimos 36 años se han publicado más de 40 experimentos que investigan este fenómeno en seres humanos (Hartwell, 1978, Radin et al., 1995, 2011, Bierman y Radin, 1997, Radin, 1997, Don, 1998, Bierman y Scholte, 2002, McDonough et al., 2002, Spottiswoode y May, 2003, McCraty et al., 2004a, B, Sartori et al., 2004, May et al., 2005, Tressoldi et al Al., 2005, 2009, 2011, Radin y Borges, 2009, Bradley et al., 2011). Esto es lo que promovió el metanálisis la revista  Frontiers in Human Neuroscience.


Conclusiones del análisis


“La anticipación fisiológica predictiva de un evento futuro verdaderamente aleatorio y, por tanto, impredecible, ha estado bajo investigación durante más de tres décadas, y un reciente metanálisis conservador sugiere que el fenómeno es real”. Afirma dicha revista

Otro documento publicado recientemente a través de la Revista de Personalidad y Psicología Social por el profesor universitario de Cornell, Dr. Daryl J. Bern, sugiere que la precognición puede ser real. Así que su trabajo sugiriendo que la precognición puede ser real es un gran salto para este tipo de fenómeno.

El estudio del Dr. Bern describe nueve experimentos que involucraron a más de 1000 participantes que “prueban la influencia retroactiva por el tiempo, revirtiendo los efectos psicológicos bien establecidos, de modo que las respuestas del individuo se obtengan antes de que se produzcan los estímulos causales”. Después de examinar y examinar estos experimentos, el Dr. Bern concluyó que todos menos uno de ellos dieron resultados estadísticamente significativos.

De nuevo, la precognición ha sido bien documentada y observada en laboratorios de todo el mundo. Sólo porque haya una falta de capacidad para la investigación de estos estados por la comunidad científica más conservadora, no se debe desacreditar el fenómeno en sí. Es importante proporcionar una explicación de los fenómenos observados.


“Históricamente, el descubrimiento y la exploración científica de la mayoría de los fenómenos han precedido a las teorías explicativas, a menudo por décadas o incluso siglos”. Berna 


Otro estudio del Dr. Dean Radin, uno de los varios autores señalados en el primer estudio utilizado en este artículo, realizó cuatro experimentos de doble ciego que también muestran que algunas intuiciones, medidas por fluctuaciones en el sistema nervioso autónomo, implican la percepción inconsciente de eventos futuros que todavía no se han producido. Sus experimentos apoyaron esta idea. Podeis leer sus estudios sobre el “Campo Psiquico y el entrelazamiento mental”
  haciendo click aquí.

Otro estudio significativo fue publicado en el Journal of Parapsychology por Charles Honorton y Diane C. Ferrari en 1989; examina una serie de estudios que fueron publicados entre 1935 y 1987.

Concluyen en su análisis de experimentos de precognición que se puede “confirmar la existencia de un efecto de precognición pequeño pero altamente significativo. El efecto parece ser repetible; resultados significativos son reportados por 40 investigadores usando una variedad de paradigmas metodológicos y poblaciones de sujetos. El efecto de la precognición no es simplemente una salida inexplicada de una base de referencia teórica, sino que es un efecto que covaria con factores que se sabe influyen en aspectos más familiares del desempeño humano “.


¿Por qué es inconsciente este tipo de precognición? ¿Tiene el potencial de ser consciente?

lunes, 16 de octubre de 2017

Siempre habrá alguien que no reconozca tu valor, procura que ese alguien no seas tú


Estamos sometidos a la exposición ante muchas personas, acostumbrados desde pequeños a buscar la aprobación de los demás, muchas veces adaptándonos a lo que se espera de nosotros, vinculando aprobación con amor.

En medio de nuestra necesidad de aprobación y quizás conscientes de que no le agradaremos a todos y que siempre habrá más de una persona que no esté de acuerdo con nuestras acciones, bien sea porque nos quiere y dentro de ese cariño, está la protección que invita a querer para nosotros algo diferente a lo que hacemos o bien porque poco lo importamos y solo tiene la costumbre de juzgar y criticar la vida de los demás, demostrando la mayoría de las veces que no ocupan demasiado tiempo en sus vidas.

Estar conscientes de que siempre puede existir esa persona que no nos reconozca nuestro valor, resulta de utilidad para filtrar lo que decidimos que nos importe. Pero que esa persona que no reconoce nuestro valor y que además está constantemente desalentándonos puede resultar la manera más cruel de sabotear nuestras vidas.

Muchas veces asociamos ese tipo de conductas con quienes tienen una pobre autoestima, pero resulta que en menor o mayor medida, todos tenemos una vocecita que pretende atemorizarnos constantemente, que nos habla de que no somos lo suficientemente buenos, atractivos, inteligentes, responsables o capaces… y esto puede convertirse en un reto para demostrarnos a nosotros mismos de que podemos alcanzar lo que nos proponemos o por el contrario puede ser la piedra de tranca que nos acompañe siempre.

Limitarnos por falta de reconocimiento y confianza en nosotros mismos, nos obligará a estar en un banda inferior a la que podríamos y si llegamos a estar donde queremos, nos sentiremos con las sensación de que no lo merecemos, que no hemos hecho o somos suficiente, que ese lugar le corresponde a otro, o que sencillamente no ha sido por mérito propio, sino por algún factor externo fuera de nuestro alcance, donde hasta la suerte tiene cabida.

Soltar no es decir adiós, sino gracias


Muchas veces cuando hablamos de soltar, nos viene a la mente un adiós, un desprendimiento o separación de algo o alguien que nos haya mantenido atados a una situación. Pero debemos considerar que el verdadero acto de soltar, cuando lo asumimos desde lo más profundo de nuestro ser, es aquel que viene cargado de agradecimiento.

El agradecer por una situación que no nos ha agradado, que aún nos duele o que sentimos nos ha generado de alguna manera alguna consecuencia negativa, requiere de mucha sabiduría, requiere aceptación, entendimiento e inclusive fe.

Lo primero que debemos hacer es tratarnos de concienciar que cada situación que se nos presenta en la vida, de una forma u otra la hemos atraído, la necesitamos para poder avanzar o sanar nuestras heridas pasadas. Cuando entendemos esto, se nos hace más sencillo encontrar la relación entre diferentes acontecimientos de nuestras vidas, los nexos con determinadas personas y los pasos dados.


Ciertamente los puntos se unen hacia atrás, a medida que avanzamos en la vida es que se nos hace posible hacer una relación  precisa entre las diferentes estaciones de nuestro trayecto. Inclusive esto solo sería posible si nos lo planteásemos justo en el fin de este recorrido.

No es necesario ir haciendo conjeturas, ni trabajando cómo detectives tratando de descifrar cómo ha influido en nuestras vidas alguien en particular, o quizás tratar de darle sentido a un viaje realizado o ese trabajo que no tomamos… Solo basta con entender que todo está ocurriendo por un motivo y que cada paso que damos es el que necesitamos en ese determinado momento.

Cuando algo acaba, acaba, no debemos darle más vueltas, no debemos perder más tiempo. Todos sabemos en el fondo cuándo hemos hecho suficiente, cuándo hemos dado todo lo que podíamos, cuándo hemos llegado a límites de tolerancia, de respeto, de tiempo o cualquier otro que acote nuestra permanencia en una situación.

miércoles, 11 de octubre de 2017

3 enseñanzas Zen sobre el miedo que no tienen precio


Si el ego tuviera un motor, su combustible sería el miedo. El miedo puede hacernos temblar, hacernos sentir inútiles, o motivarnos hacia el cambio. En el estudio del Zen, aprendemos no sólo a superar nuestros temores, sino a ser valientes. Esto se conoce como el rugido del león de Zazen.


El león es la encarnación viviente del poder propio. Este animal tiene dominio sobre todo lo que ve, así como el coraje, la velocidad y el poder para alcanzar todo lo que desea. Su conducta es real y tranquila. La metáfora del león se utiliza para describir cómo se supera el miedo en la Majjhima Nikaya, una colección de discursos sobre las enseñanzas de Buda (link a los Sutras del León Zazen). Describen los temores que la mayoría de nosotros enfrentamos.



Miedo a la pérdida de la vida


El Maestro Zen, D.T. Suzuki dice que el miedo a la pérdida del cuerpo es lo que debemos superar primero. Al tratar de superar este miedo, nuestro ser interno toma conciencia de que estamos amenazando la bien aceptada noción de que somos simplemente seres corpóreos, y ese “pensamiento” nos asusta.

Necesitamos observar las sensaciones corporales que surgen cuando simplemente reflexionamos sobre el temor. Se produce una sensación de vacío en el bajo vientre, hay una inmovilidad en la base de la lengua, y nuestra respiración se restringe. Si tratamos de eliminar estas sensaciones corporales, sin embargo, el miedo se convierte en una cosa sin sentido. Es a través del cuerpo, que podemos hacer desaparecer el miedo de la mente.

Sukuki atestigua que, de acuerdo con el Zazen, nuestro objetivo es mantener el abdomen bajo lleno de energía, la respiración siempre uniforme, el latido del corazón tranquilo y los músculos de todo el cuerpo resilientes para que si las emociones como el miedo surgen, puedan ser fácilmente encontradas y despedidas.



Miedo a la pérdida del “yo”


Aunque podamos anhelar niveles de conciencia más ricos, no siempre estamos tan dispuestos a dejar ir los hábitos y las muletas que han sostenido nuestro actual nivel de conciencia. Como el poeta sufí Rumi dijo una vez, “Nadie encontrará su camino a la Corte de la Magnificencia hasta que sea aniquilado”.

El miedo nos hace equivocarnos, o nos vuelve dóciles; subyugados a la inmovilidad del mundo, por miedo al cambio. Nuestra conciencia fluctúa fácilmente, y nos cuesta alcanzar un estado de Zen, y con mayor dificultad en nuestras actividades diarias. Es sólo cultivando los 4 estados mentales Zen que podemos “llenar nuestros abdómenes” de poder y rugir como un león con valentía.



Miedo al sufrimiento

Neuronas espejo: ¿Porqué absorvemos las emociones de los demás?


Las sinapsis que se disparan entre las neuronas de nuestro cerebro, lo que podríamos llamar el acoplamiento neuronal,  nos lleva a recoger las frecuencias de otras personas.


En un artículo anterior explorábamos cómo nuestro cerebro cambia físicamente en función de nuestros pensamientos. El hecho de ser optimista o pesimista altera la estructura de nuestra red neuronal. Para mayor información hacer click aquí para acceder al artículo.


Así es, puedes alterar la realidad con tus pensamientos, modificas la estructura de tu cerebro en función de si piensas de un modo o de otro; es moldeable. Si eso por si solo ya es sorprendente, lo increíble acaba de empezar. No sólo tus pensamientos pueden alterar tu cerebro, tu estructura física, y cambiar esas sinapsis. ¡Los pensamientos de los que te rodean pueden hacerlo también!

Las neuronas espejo


Si hay alguna habilidad que realmente nos separa de nuestros antepasados ​​primates, es la de la imaginación. Es la raíz de todo: arte y arquitectura, de las historias (ficticias) que formaron las fábulas que ahora reinan la vida de miles de millones.

Se denominan neuronas espejo, a una cierta clase de neuronas que se activan cuando un animal ejecuta una acción y cuando observa esa misma acción al ser ejecutada por otro individuo, especialmente un congénere.

Las neuronas del individuo imitan como si de un reflejo en el espejo se tratase, la acción de otro: así, el observador está él mismo realizando la acción del observado, de allí su nombre de “espejo”. Tales neuronas habían sido observadas en primer lugar en primates, y luego se encontraron en humanos y algunas aves. En el ser humano se las encuentra en el área de broca (el área del cerebro que corresponde a la producción del lenguaje) y en la corteza parietal.

En las neurociencias se supone que estas neuronas desempeñan una función importante dentro de las capacidades cognitivas ligadas a la vida social, tales como la empatía (capacidad de ponerse en el lugar de otro), la imitación y el aprendizaje. De ahí que algunos científicos consideran que las neuronas espejo son uno de los descubrimientos más importantes de las neurociencias en la última década.

El aprendizaje y la experiencia en la memoria e imaginación


La imaginación no solo nos permite contemplar mundos inexistentes, también nos permite recordar,  vivir en el pasado y en el futuro, y al escapar del momento presente, podemos usar nuestros recuerdos del pasado para predecir lo que sucederá en el futuro. Es decir: Yo sé por experiencia pasada que el fuego quema la piel, así que sé dentro de mi mente que si me meto la mano en un fuego voy a perder mi carne.

Esto es tan instintivo que ni siquiera reconocemos que está sucediendo constantemente con cada símbolo que estamos percibiendo en nuestros momentos del día a día. Pero es esta habilidad la que nos permite navegar la complejidad de nuestra sociedad. Aún más emocionante es el hecho de que esta habilidad también funciona con las emociones, no sólo las situaciones.

El espejo emocional: la empatía


La premisa, de nuevo, es bastante simple: cuando vemos a alguien experimentando una emoción (ya sea ira, tristeza, felicidad, etc.), nuestro cerebro “prueba” esa misma emoción para imaginar por lo que la otra persona está pasando. Y lo hace intentando disparar las mismas sinapsis en su propio cerebro para que pueda intentar relacionarse con la emoción que está observando. Esto es básicamente empatía (para ver las cualidades de una persona empática hacer click aquí).


Aunque también tiene un lado malo: cuando ese espejo no refleja la condición de una persona, sinó de un tumulto. Es cómo conseguimos la mentalidad de la masa. Una persona tranquila puede encontrar repentinamente que adopta una actitud contra un enemigo común por la influencia de docenas de mentes enojadas. Aunque no siempre es negativa, pues esa emoción en colmena es nuestra felicidad compartida en los festivales de música, o nuestra solidaridad en la tristeza durante las tragedias.

Pero, ¿Y si aquellos que me rodean no paran de quejarse?¿Mis neuronas espejo refejan ese comportamiento y sus emociones negativas?

martes, 10 de octubre de 2017

Los programas profundos de tu mente condicionan tu vida


El primer regalo de un estado de vida consciente es cuando descubres que, en lugar de ti, son en gran medida los programas profundos de tu mente condicionada los que están viviendo tu vida.


La sociedad y la cultura en la que hemos crecido han programado esos patrones fijos de la mente en nosotros, y nuestra identidad; quiénes somos y cuál es nuestro trabajo en este mundo, se basan en esos patrones condicionados.

La mente dominada por el Ego juega sus juegos en la vida cotidiana, y crea los personajes y escenarios necesarios para dichos juegos. El contenido de tal escenario está determinado por el entorno y la educación del individuo, es decir, la cultura en la que crecemos. Como resultado, se crean escenarios totalmente diferentes en las diversas culturas de nuestra Tierra.

Al inicio de nuestro viaje, nos identificamos con estos escenarios, que nos proporcionan el sentido de una identidad sólida, y los patrones de pensamientos fijados en los escenarios se manifiestan en varios juegos mentales durante nuestra vida cotidiana. Sin embargo, en el curso de nuestro viaje hacia la Conciencia, nuestro objetivo no es crear un carácter positivo, y por lo tanto un escenario agradable, sino encontrar la Existencia detrás de cada escenario.

Nos damos cuenta de que no necesitamos convertirnos en nada, porque ya estamos en posesión de las características que hemos estado buscando hasta ahora, buscando una imagen proyectada en el futuro. Todo lo que necesitamos hacer es cambiar nuestro enfoque de atención desde el borde externo (Ego), y dirigir ese enfoque conscientemente hacia nuestro centro (Presencia).


¿Qué necesitamos saber acerca de estos patrones mentales fijos y condicionados?

.
1. Los patrones fijos de la mente son individuales, ya que reflejan las expectativas del entorno particular en el que hemos sido educados. Las expectativas suelen influirnos inconscientemente, casi como programas profundos automáticos de la mente.

2. Estos patrones sistemáticos de pensamientos, programados en cada uno de nosotros por nuestros padres y profesores están profundamente incrustados en la mente y subconsciente por los mecanismos psicológicos de la identificación, y surgen automáticamente de vez en cuando.

3. Estos patrones se esfuerzan por ser autosuficientes, y generan el trabajo de la mente. El resultado es la telaraña de los pensamientos con los que te identificas y así es como vives tu vida. ¿Te has planteado alguna vez cuántos de los pensamientos que hay en tu cabeza son verdaderamente tuyos?

4. Estos condicionamientos se han convertido en una parte de nuestra mente en el transcurso de la educación; son tan profundos que una situación particular o persona puede activarlos inmediatamente sin que nos demos cuenta. Nuestro pensamiento se coloca automáticamente la máscara (o patrón) adecuada para la situación particular, adaptada a las expectativas de la situación o persona.

5. Los métodos operativos fijos de la mente no pueden ser derrotados por las obras de la mente misma, es decir, por el esfuerzo, la práctica o la fuerza de voluntad.

6. Cuando aparece un patrón mental fijo, todo lo que necesitas hacer es observar cómo funciona, qué expectativa lo activa. Pero no es necesario combatirlo, no es necesario hacer ningún esfuerzo para neutralizarlo.

7. Cuando ves y reconoces cómo funcionan tus patrones mentales fijos, el suministro de energía que reciben se seca gradualmente, ya que la energía que antes proveía estos patrones ahora provee la aparición de un estado de alerta (o de ser consciente) más profundo, estas en el presente, y eres consciente de lo que dices y haces, vigilas tus pensamientos, así, difícilmente aparecen automatismos. De esta manera, los patrones mentales condicionados pierden gradualmente su poder y desaparecen.

8. De esta manera, la Conciencia y la Presencia dominarán cada vez más la mente, y se manifestarán en períodos de silencio cada vez más largos. Así es como la mente recupera su misión original, y se convertirá en un medio por el cual la Conciencia es capaz de expresarse en el mundo de las formas.


La Observación de la Conciencia

¿Cuándo se nos enseña a juzgar a nuestro cuerpo?


Hasta cierta edad, no nos planteamos ningún juicio acerca de nuestro cuerpo. No lo menospreciamos. Pero al ir haciéndonos mayores, empezamos a juzgarlo.


No nos gustan nuestras orejas, pies, barriga, frente, ojos, labios, manos, piernas…. Incluso personas a las que la mayoría les pudiéramos atribuir físicos envidiables, se suelen sentir acomplejadas por algún aspecto de su anatomía. ¿Cómo es posible?

No me había planteado este echo hasta que vi un video de una campaña de Jubilee Project. El video se titula “Confortable: 50 personas 1 pregunta”. En él reúnen a 50 personas, adultos y niños de entre 5 y 10 años, y les plantean una pregunta muy simple:

Si pudieras cambiar algo de tu cuerpo, ¿Qué cambiarías?

Los adultos tienen respuestas predecibles: Me gustaría ser más alto, tener menos frente, mis mejillas, mis orejas son demasiado grandes, las marcas de la cesárea tras el parto, mi piel (acné, eccemas..), me gustaría tener los ojos más grandes, mis piernas…

En cambio, lo sorprendente, aunque debería ser lo normal, son las respuestas de los niños. Al hacerles la misma pregunta es bonito oír qué cambiarían ellos:

Tener una cola como la de una sirena, los dientes de un tiburón, tener alas, poder teletransportarse, tener las piernas de un guepardo para correr más rápido…

Y se añade la reafirmación de una de las niñas que dice. “Me gusta mi cuerpo, solo cambiaría para tener la cola de una sirena”.

¿En qué momento se nos enseña a juzgarlo?

Los cánones de belleza cambian con el tiempo, solo haciendo una mirada a nuestra historia se hace evidente. Hay épocas en que las mujeres más deseadas estaban rellenitas (pues implicaba que tenían una buena posición social y podían comer bien), o la piel más hermosa era blanca (pues si estaban morenas quería decir que trabajaban en el campo). Actualmente, dependiendo del país en el que nos encontremos, los cánones de belleza cambian.

Se nos introduce un juicio que NO nos es innato. Sin buscar culpables, pues eso no nos beneficia ni arregla el problema. Solo ser más conscientes de las ofensas que practicamos cada día con nosotros mismos.

Todos sabemos que no es correcto, o bueno, criticar o juzgar a los demás, pero, ¿y lo que nos decimos a nosotros a diario?

lunes, 9 de octubre de 2017

Y llega el momento en que despiertas y sencillamente ha dejado de doler


Muchas veces un dolor nos acompaña por un largo período de tiempo, es un dolor tan nuestro, que no imaginamos siquiera que nos llegue a abandonar. Lo hemos adoptado, nos genera la cuota de sufrimiento que le hemos permitido en nuestras vidas.

Algunas veces se acentúa, otras se aligera… Pero siempre allí, especialmente cuando nos vamos a la cama y cerramos los ojos y también cuando iniciamos nuestros días al abrirlos, como un buen despertador se cruza por nuestra mente recordándonos que tenemos un motivo para limitar nuestra sonrisa, para llenarnos de nostalgia, de rabia o de alguna de esas emociones que nos entrecortan la respiración, pero para nada, desde el disfrute.


Pero de alguna manera, algo en nosotros, por protección personal, decide restarle atención, decide abrir espacio a emociones más sanas, más estimulantes, más positivas, que nos permitan darle un vuelco a lo que hemos venido haciendo costumbre en nuestras vidas. Y al restarle atención, la magia ocurre: Todo lo que veíamos desde el dolor comienza a desaparecer.

No son los problemas que se nos presentan, es la atención que le damos

Cuando se nos presenta una situación que nos cuesta manejar  solemos darle demasiada importancia, tendemos a ocupar nuestra mente con muchos pensamientos asociados a esa situación y por lo general no son los más positivos que podamos crear, sino por el contrario, los que más daño pueden hacernos.


Allí en nuestra mente comienza a hacerse parte de nosotros el sufrimiento, comienza a apoderarse de nuestras vidas y a ejercer control. Creamos escenarios donde nos sentimos víctimas y desde allí cedemos las posibilidades de solucionar las cosas desde nuestras acciones, le damos el poder a lo que no depende de nosotros.

EL DALÁI LAMA SOBRE EL SEXO TÁNTRICO


AUNQUE NO ES MUY CONOCIDO POR ESTE ASPECTO, EL DALÁI LAMA ES UN ALTO MAESTRO TÁNTRICO. AQUÍ EXPLICA LO QUE ES REALMENTE EL SEXO TÁNTRICO

En la actualidad proliferan todo tipo de talleres, cursos y supuestas iniciaciones que hacen referencia al sexo tántrico, ya sea de extracción hindú o budista o incluso sin ninguna referencia a estas religiones dentro de un contexto new age. Se suele prometer en un fin de semana penetrar el misterio del éxtasis sexual tántrico. Revistas del corazón atraen al público con tips para lograr derretir a sus parejas con técnicas de sexo tántrico... Juntar las palabras "sexo" con "tantra" parece ser la receta infalible para tener éxito en el mercado de la espiritualidad moderna - se sugiere que no sólo estamos hablando de placer, sino de placer espiritual y de supremo placer espiritual no dual multiorgásmico etcétera. Hay que decir, si esto no es ya evidente, que estas enseñanzas no son en realidad tántricas -de hecho cualquier taller de sexo tántrico, por definición no es tántrico, puesto que para serlo debería de ser parte de una tradición tántrica y las tradiciones tántricas no enseñan prácticas que tengan que ver con el sexo más que a practicantes muy avanzados que han sido iniciados antes por un maestro calificado y que han cumplido ciertos pasos dentro de un sendero. Como ha dicho un maestro budista: el tantra que se enseña en el mercado espiritual contemporáneo no es más que new age soft core porn y practicar este tipo de disciplinas sin ser parte de una tradición genuina es un poco como comer tacos mexicanos en un restaurante de comida rápida en Estados Unidos, hay un vago sabor, pero nunca saben igual.

Hay que decir que las tradiciones tántricas ya sean hindúes o budistas son escuelas esotéricas milenarias (el tantrismo ha sido documentado a partir del siglo 6 más o menos,) que surgen sobre el fondo de religiones establecidas, con la característica esencial de emplear el cuerpo -y la energía sutil- como centro del despertar, es decir, con el cuerpo como el espacio mismo del trabajo espiritual (es en el cuerpo y sólo en el cuerpo donde ocurre la liberación, el moksha o el cuerpo de luz vajra). Esto y las presentaciones simbólicas de deidades en unión sexual -que representan complejos sistemas simbólicos utilizados en la meditación- han hecho que de manera superficial se considere que el tantra trata esencialmente de sexo (algunos incluso los usan como sinónimos). Esto esta muy lejos de acercarse a la realidad. El tantrismo -aunque es una categoría establecida por los académicos occidentales- tiene características básicas, sin las cuales no se puede hablar de tantra, entre ellas están, por supuesto, el estudio central de ciertos textos (los tantras) particulares a cada tradición, los cuales generalmente son considerados revelaciones de divinidades o de practicantes que han alcanzado un estado de realización que les permite acceder de alguna manera a estos textos, que en la tradición tibetana suelen considerarse las enseñanzas esotéricas del Buda primordial o alguna de sus emanaciones. Otra característica, es la necesaria iniciación (abhisheka) por parte de un maestro tántrico que tiene un estado de realización y que es depositario de un linaje de prácticas específicas ligadas a ciertas deidades. Por último hay que mencionar que la palabra tantra significa "continuidad" o "engarce", esto es el hilo continuo de una tradición secreta que busca reconocer y experimentar aquello divino e indestructible que existe de manera prístina en el cuerpo humano, que es de hecho la realidad sin tapujos u oscurecimientos.



El Dalái Lama sobre el sexo tántrico

Es importante aclarar todo esto debido a que en el nombre del tantra se realizan numerosos abusos y estafas. Muchos maestros suelen seducir a sus alumnas argumentando que lo que están haciendo es tántrico. Pero, como hemos dicho anteriormente, no puede ser sexo tántrico si antes no has dominado diversas prácticas dentro de una tradición como puede ser el vajrayana o el shivaísmo de Cachemira, etc. Para evitar abusos de poder es importante tomarse el tiempo de elegir un buen gurú o lama y entender bien los preceptos y principios de cada tradición.

Aunque en tiempos pasados en el Tíbet estaba prohibido dar a conocer información sobre el tantra y prácticas como el dzogchén, el Dalái Lama en tiempos recientes ha preferido divulgar información sobre estas prácticas iniciáticas argumentando que, debido a que es imposible evitar que se difunda información sobre el tantra, la cual en la mayoría de los casos no tiene un verdadero conocimiento del tema,  para evitar mayor desinformación, ha preferido él mismo escribir textos aclaratorios y respaldar textos de otros maestros tibetanos que también proveen información autoritaria. En el budismo tibetano tántrico, la práctica sexual aparece dentro de uno de los vehículos superiores conocido como Anuttara Yoga Tantra, bajo el término karmamudra (el sello de la acción; la pareja o consorte es considerada el vehículo hacia el sello o unión con la totalidad a través de la sabiduría de la vacuidad). Esta práctica es sólo uno de los yogas que se realizan en las etapas avanzadas, considerado por algunos el más importante, Entre otras cosas, antes de practicarlo, las personas involucradas deben de tener control total de la emisión orgásmica. Y como se ha dicho también, deben de haber trascendido el deseo sexual y el apego al placer. Algunos practicantes prescinden de una pareja física y utilizan una consorte meditativa de sabiduría (jnanamudra), que es visualizada.

 En el libro The Gelug/Kagyu Tradition of Mahamudra, el Dalái Lama explica esto:

sábado, 7 de octubre de 2017

Yo Soy, el Yo Soy (El ojo que todo lo Ve, El ojo de Dios)


ULTIMO VÍDEO QUE HEMOS CREADO, ESPERO QUE OS GUSTE Y OS AYUDE.

Ojo Todo Avizor, El ojo de Dios.
Hubo una época en que las glándulas conocidas en la actualidad como la pineal y la pituitaria eran solo una.

Constituían el Ojo Todo-Avizor. 
El cráneo o estructura cerebral, —que era de una sustancia mas densa—, no era obstáculo alguno para el uso y actividad de este Ojo Interno que en realidad miraba en todas direcciones. 



SI QUIERES SUSCRIBIRTE, PINCHA EL SIGUIENTE ENLACE:
https://www.youtube.com/user/TheIsmavision

SI QUIERES RECIBIR NOTIFICACIÓN CUANDO SUBAMOS UN NUEVO VÍDEO,
HAZ CLIC EN LA CAMPANA QUE SALE A LA DERECHA DEBAJO DE CADA VÍDEO

viernes, 6 de octubre de 2017

¿Apegado a las expectativas?


Es un apego de la mente. Todos tenemos expectativas, es lo que nos mantiene fuera del ahora; no sólo eso, son las causantes de mucho de nuestro sufrimiento. Una expectativa es lo que se considera lo más probable que suceda, es una suposición centrada en el futuro que puede o no ser realista.


El apego a las expectativas generan dos tipos de problemas: el primero es que esperas que suceda algo, y al no ocurrir te produce sufrimiento. El segundo, es que por la expectativa, por querer que suceda algo de un modo concreto, modificas tu comportamiento, condicionas tu presente. Este segundo problema es del que menos nos percatamos, pero es el que hace que no seas tu mismo en todo momento.

Esperar que ocurra lo que queremos


Para la mayoría es evidente el condicionamiento que nos suponen en este aspecto. Como nos mantienen enganchados a un futuro que no existe, que es probable que no suceda y que puede que al no suceder nos genere frustración. Debes actuar sólo por el hecho de querer actuar, por hacer lo que quieres, lo que consideras bueno o correcto.

Pero hay expectativas menos evidentes, y las vivimos día a día. Las frustraciones. Toda frustración procede de una expectativa no cumplida. una de las que nos tortura más a menudo es la de “esperar que los demás se den cuenta” de algo. El jefe no aprecia el trabajo que hacemos, el hijo no es consciente de los sacrificios de la madre, la pareja no percibe nuestra soledad o dolor…. podría extenderme en una lista sin fin de ejemplos iguales.

El problema radica en que sin darnos cuenta hemos generado una expectativa. Una de las más comunes es esta: esperamos un “gracias“. Nuestra intención es buena, es más, muchas veces, todo empieza con nosotros siendo como somos, tratando de hacer algo bueno. Siendo amables con los vecinos, haciendo bien nuestro trabajo, disfrutando. Pero, con el tiempo, nos sucede algo. Nuestro ego entra en juego.

Al no ver ningún signo de agradecimiento… nos frustramos. Pues la gente, quien sea, hijos, padres, amigos, compañeros, jefes… debería darse cuenta de nuestra valía, del camino que recorren nuestras acciones. Como “deberían” y no lo hacen, nos rompe una expectativa, que no sabemos cuando se gestó, pues en un principio no estaba. No empezamos la acción por un gracias, pero con el tiempo, a veces con los años, sí esperamos ese gracias.

Esperar agradecimiento, esperar un signo de reconocimiento para nuestro ego, sigue siendo una expectativa


Recomiendo prestar atención a una palabra: “debería“. Los condicionales, son una gran alerta en nuestro vocabulario de una expectativa no cumplida. Si te encuentras a ti mismo pronunciando esta palabra en tu cabeza, date cuenta de que se trata de una expectativa. Los condicionales son formas verbales que expresan un tiempo que no existe. Otro nombre alternativo que reciben es el de modo potencial porque en ocasiones se refiere a acciones hipotéticas o posibles. Como ves, tenemos un tiempo verbal para referirnos a lo que posiblemente pudo ocurrir o ocurrirá. Pero lo no es. No es ni lo que ocurrió, ni lo que ocurrirá, pues tenemos otras palabras para eso, usamos otros modos verbales.

Fíjate bien en las palabras que empleas


Así pues, presta atención a tu lenguaje, descubrete a ti mismo usando estos tiempos verbales, los condicionantes. Porque tal y como la misma palabra expresa, estos tiempos verbales no hacen otra cosa más que condicionarte. Condicionan tu presente.

Modificar tu comportamiento

Estados alterados de conciencia: el poder de la mirada


Sólo necesitas a otra persona y diez minutos para inducir un estado alterado de consciencia. Giovanni Caputo, de la Universidad de Urbino, ha descubierto la manera de inducir un estado alterado libre de drogas.

La meditación es una gran ejemplo de un modo de conseguir un estado alterado de consciencia en ausencia de sustancias psicoactivas. No hay escasez de estudios de la explicación de este fenómeno, o los cambios posteriores en la actividad cerebral y del sistema nervioso que produce la meditación regular.

De hecho, los efectos de prácticas como el yoga, la hipnosis, la meditación, y la retroalimentación de las ondas cerebrales han sido ampliamente explorados por varios científicos, investigadores, y psicólogos de todo el mundo. Los estados alterados de conciencia son un área interesante de investigación. El estudio de estos fenómenos arroja luz sobre nuevas áreas inexploradas de la ciencia, y nos dice más acerca de la naturaleza de nuestra realidad.

Giovanni Caputo, psicólogo de la Universidad de Urbino, ha descubierto la manera de inducir un estado alterado libre de drogas. El estudio fue publicado en la revista Psychiatry Research.

En el experimento participaron 20 adultos jóvenes (15 de los cuales eran mujeres) a los que se emparejó, y se sentó frente a frente en una habitación poco iluminada, a 1 metro de distancia el uno del otro. La iluminación de la habitación era suficiente como para que los voluntarios reconociesen fácilmente los rasgos faciales de su pareja, pero no lo suficientemente baja como para disminuir su percepción del color general.

Se pidió a un grupo de control de 20 voluntarios más que se sentasen y mirasen durante 10 minutos en otra habitación con poca luz, pero esta vez a una pared en blanco. A los voluntarios se les dijo muy poco sobre el propósito del estudio, sólo que tenía que ver con una “experiencia de meditación con los ojos abiertos”.

Tras la prueba se pidió a los voluntarios que completasen unos cuestionarios relacionados con lo que experimentaron durante y después del experimento.

“Los participantes en el grupo que se miraba a los ojos fijamente dijo que habían tenido una experiencia atractiva, diferente a todo lo que había sentido antes,” escribió Christian Jarrett para la Sociedad Británica de Psicología.

En un informe en la revista Psychiatry Research, Caputo dice que el grupo que se miraba fíjamente a los ojos superó el grupo de control en todos los cuestionarios, lo que significa que hay algo en la mirada fija, en mirar a los ojos de otro ser humano durante 10 minutos ininterrumpidos, que había tenido un efecto profundo en su percepción visual y el estado mental.

Jarrett explica:

jueves, 5 de octubre de 2017

La intuición: el Susurro del Alma


La intuición es la guía del alma, que surge espontáneamente en el hombre durante esos momentos en que su mente se encuentra calmada. […] La meta de la ciencia del yoga es aquietar la mente, para que pueda escuchar sin distorsión alguna el infalible consejo de la Voz Interior.


«Resuelvan todos sus problemas a través de la meditación. Pónganse en armonía con la activa Guía Interior; la divina voz posee la respuesta para cada uno de los dilemas de la vida. Aun cuando el ingenio del hombre para buscarse dificultades parece ser inagotable, el Auxiliador Infinito no es menos ingenioso».


Al desear que dependamos exclusivamente de Él, Dios no quiere decir que tú no debas pensar por ti mismo, pues Él espera que hagas uso de tu iniciativa. La idea es la siguiente: si no buscas primero la sintonía consciente con Dios, te desconectas de la Fuente y, por lo tanto, no puedes recibir su ayuda. Pero si acudes a Él en primer lugar, para todas las cosas, Él te guiará; el Señor te revelará cuáles son tus errores, de modo que puedas reformarte y cambiar el curso de tu vida.


Recuerda: mucho mejor que un millón de razonamientos mentales es sentarse y meditar en Dios hasta que sientas la calma en tu interior. Luego, dile al Señor: «No puedo resolver mi problema yo solo, ni aun disponiendo de miríadas de pensamientos diferentes; pero puedo resolverlo si lo coloco en tus manos y pido, en primer lugar, tu guía y, luego, analizo sus diversos ángulos para encontrar una posible solución». Dios ayuda a los que se ayudan a sí mismos.


Cuando tienes la mente en calma y rebosante de fe, después de orar a Dios en meditación, te resulta posible ver diversas respuestas a tus problemas; y gracias a que tu mente está en calma, eres capaz de elegir la mejor de las soluciones. Pon en práctica esa solución y encontrarás el éxito. En esto consiste aplicar la ciencia de la religión a tu vida diaria.


El cultivo de la calma intuitiva requiere el desenvolvimiento de la vida interior. Cuando la intuición se halla suficientemente desarrollada, aporta una comprensión inmediata de la verdad. Esta prodigiosa experiencia está a tu alcance, y la meditación es el camino para obtenerla.


«La vida humana está sobrecargada de tristeza, hasta que aprendemos cómo armonizarnos con la Voluntad Divina, cuya “vía correcta” es con frecuencia desconcertante para la inteligencia del ego. Únicamente Dios puede dar un consejo certero. ¿Quién sino Él lleva la carga del cosmos?».

La importancia de la simplicidad


La felicidad no depende de las circunstancias externas; más bien, se la puede hallar en los placeres más simples de la vida y, sobre todo, en la dicha siempre renovada de la meditación profunda. […]

Sé feliz aferrándote a los sencillos, genuinos e imperecederos gozos del alma, que nacen de la reflexión profunda, la introspección, la inspiración espiritual y la meditación.


La vida moderna se está volviendo muy insatisfactoria; no depara felicidad. Existen demasiadas cosas, demasiados deseos. Más automóviles, vestidos y entretenimientos… ¡y más preocupaciones! Libérate de esas supuestas «necesidades» y consagra más tiempo a Dios. Simplifica tu vida. Sé feliz en la soledad de tu propio Ser.


El hombre moderno basa su placer en obtener cada vez más posesiones, y lo que pueda ocurrirle a los demás no le importa. Pero ¿no sería mejor vivir con sencillez, es decir, sin mucho lujo y con menos preocupaciones? No existe placer en trabajar demasiado hasta el punto de que no puedas disfrutar de lo que tienes. [...] El día llegará en que la humanidad comenzará a alejarse de la conciencia de que son necesarias tantas cosas materiales. Se obtendrá mayor seguridad y paz en una forma sencilla de vivir.


Simplifica tu vida para reducir el estrés y las preocupaciones financieras

Una vida material compleja sólo complace a los ojos y a la obsesión del ego por ostentar un rango social, pero pocos comprenden el alto precio que se paga por esas comodidades materiales. La esclavitud económica, el nerviosismo, las preocupaciones empresariales, la competencia desleal, la discordia, la falta de libertad, la enfermedad, el sufrimiento, la vejez y la muerte son la cosecha de una existencia centrada sólo en lo material. Mucho es lo que se pierde cuando no se dispone de tiempo para apreciar la belleza, la naturaleza y las numerosas expresiones de Dios en la vida.


Elige una vivienda adecuada, pero no mayor de la que realmente ne­cesitas y, si fuese posible, que se encuentre situada en alguna localidad donde los impuestos y el costo de la vida sean razonables. […] Vive en forma sencilla; disfruta de lo que Dios te ha concedido, y no busques los vanos o costosos placeres. En la naturaleza oculta de Dios existen numerosas cosas que pueden fascinar la mente del ser humano. Emplea el tiempo libre para leer libros que valgan la pena, meditar y disfrutar de una vida carente de complicaciones. ¿No es preferible, acaso, vivir con sencillez, tener menos preocupaciones y dis­po­ner de tiempo para buscar a Dios, en lugar de poseer una enorme casa, dos automóviles, deudas por cubrir a plazos y una hipoteca que eres incapaz de pagar?


En su infinita misericordia, Dios nos concede —a través de las diversas experiencias que se nos presentan en la vida— su gozo e inspiración, la vida y la sabiduría verdaderas, la auténtica felicidad y el genuino entendimiento. Pero la gloria de Dios se revela únicamente en la quietud del alma, en la intensidad del esfuerzo interior que realiza la mente para comulgar con Él. Es allí donde hallamos la verdad.

En el exterior, el engaño es muy fuerte; muy pocas personas logran sustraerse a las influencias del ambiente exterior. El mundo sigue adelante con sus infinitas complejidades y sus variadas experiencias. Cada vida es diferente de las demás y debe ser vivida de manera distinta. No obstante, en todas las expresiones de la vida subyace la silenciosa voz de Dios, que nos llama incesantemente a través de las flores, de las escrituras sagradas, de nuestra conciencia, es decir, a través de todas las cosas hermosas que hacen que valga la pena vivir.


Dedícale tiempo a lo que es importante 

miércoles, 4 de octubre de 2017

Todos estamos conectados, la física cuántica lo demuestra


El entrelazamiento cuántico es sin lugar a dudas uno de los fenómenos más extraños de la naturaleza por el cual dos partículas puede “comunicarse” de manera instantánea sin que sepamos muy bien cómo.

La conectividad de todas las cosas es un componente básico de la estructura de la realidad. Erwin Schrodinger, uno de los descubridores de la física cuántica, dijo que el entrelazamiento, es decir, la idea de la conectividad, no es solo una propiedad de la mecánica cuántica, sino que es la propiedad, con mayúsculas. Esta propiedad parece que no pueda encajar en nuestra experiencia ordinaria, pero la verdad es que sí encaja.

El entrelazamiento cuántico destruye la experiencia del espacio. ¡No hay espacio! No existe distancia entre dos acciones o pensamientos.


Dos objetos, dos electrones creados a la vez, están entrelazados. Si pudiésemos situar cada uno a un extremo del universo (si tuviese extremos), al ejercer un efecto sobre uno de ellos, el otro reflejaría ese efecto instantáneamente. Es decir, o la información viaja a una rapidez infinita (superior a la velocidad de la luz), o, en realidad, ambos siguen conectados. Están entrelazados.

Lo curioso del entrelazamiento, es precisamente que, dos partículas deben estar entrelazadas para que ocurra. Pero, si tenemos en cuenta el big bang, el inicio del universo en una gran explosión partiendo de una única singularidad, solo podemos concluir que todo sigue en contacto, ¡todo está conectado!. El espacio es solo el concepto gracias al cual, tenemos la impresión de que hay objetos separados.

El mundo de la Mecánica cuántica, la parte de la física que estudia cómo la luz y la materia se comportan en las escalas más pequeñas, no puede ser más desconcertante. Una de ellas es lo que Einstein llamó la «fantasmagórica reacción a distancia», un fenómeno que le permite a los fotones «comunicarse» entre sí al instante, sin importar a qué distancia estén.

Podemos no entender cómo funciona, pero es una cualidad de la realidad que existe. ¿Podemos captar información instantáneamente en el momento en el que se emite?

El verdadero origen de la dualidad está en tu mente


La dualidad nos genera conflicto y sufrimiento. Parece ser que el mundo en el que vivimos sea una realidad dual. Bueno o malo, blanco o negro, alto o bajo, víctima o culpable… Pero, ¿y si te dijera que la realidad no es dual?,¿Y si la dualidad sólo existe en tu mente?


Antes de adentrarnos en la complejidad y el engaño de la mente, empezaremos por definir algunos conceptos importantes para abrir nuestra percepción.

A lo largo de nuestra vida, nuestras emociones, nuestros pensamientos y nuestro cuerpo físico cambian. Pasamos por estados de tristeza, alegría, enojo. Podemos ser de derechas o de izquierdas, defender una forma de vida o otra totalmente opuesta, el pensamiento es flexible y voluble. Y, como no, nuestro cuerpo cambia, envejece. Pero existe una parte de nosotros que se mantiene intacta, igual desde el nacimiento; una parte de nosotros que diferentes culturas han llamado “el observador”. Esto es lo que conocemos como el “yo”. Es la parte de nosotros que vive la experiencia de la vida, que está ahí siempre.

Pues bien, el primer punto de engaño, consiste en identificarse con nuestro cuerpo, pensamiento o emociones. Somos una parte más profunda. Creamos nuestras emociones y pensamiento en función de cómo percibimos la realidad, en función del punto desde el que enfocamos. El cuerpo, es el medio de transporte, el vehículo a través del cual experimentamos la realidad, pero tampoco somos nosotros verdaderamente.

Así pues, al identificarnos con estas tres creaciones del yo, nos generamos sufrimiento.

El segundo punto de conflicto son los apegos: ¿Que crea los apegos mentales y emocionales? Los creamos al identificarnos con nuestros pensamientos y emociones (cosa que ya hemos visto que no somos), la identificació, de opiniones, creencias, pensamientos, emociones… al no querer dejar ir una opinión, por ejemplo, por identificarnos con ella, por pensar que dejamos de ser una parte de nosotros mismos si la dejamos ir (no puedo ser de izquierdas, porque siempre he sido de derechas). Nos genera conflicto.

Una vez aclarado lo principal, llegamos al final del camino, el último punto de conflicto, el lugar en el que nace la dualidad: nuestra mente. ¿Como puede ser que la dualidad sea un producto nuestro y no la realidad del mundo en el que vivimos?

Al principio he mencionado como el “yo”, el “obserbador”  es la parte de nosotros que vive la experiencia de la vida, haciéndolo a traves de la mente, el cuerpo y las emociones; a través de ellas, sin identificarse con ellas.

Pues bien, el “observador”, el “yo”, aunque resulte redundante, observa. Existe el observador y lo observado, el experimentador y la experiencia. ¡Esta es la raíz de la dualidad!

Me explicaré mejor.

martes, 3 de octubre de 2017

¿Adicto a tus emociones? No dejes que tu estado emocional te defina


Siempre percibimos las cosas tras verlas reflejadas en el espejo de la memoria. Es ese reflejo en el espejo de la memoria lo que nos da la sensación de yo, de quién soy.


Lo que nos distingue de las otras especies es lo que ocupa el lóbulo frontal en proporción al resto del cerebro. El lóbulo frontal es el área del cerebro responsable de la intención firme, de la toma de decisiones, de regular el comportamiento, de la inspiración. Es la sede de lo que nos hace recabar información del entorno, procesarla y almacenarla en el cerebro, para posteriormente tomar decisiones o escoger de forma distinta a cómo lo hemos hecho en el pasado.

El cerebro está formado por células diminutas llamadas neuronas. Estas neuronas tienen ramificaciones muy pequeñas que salen de ellas y se conectan a otras neuronas, formando así una red neuronal. En cada punto de conexión se incuba un pensamiento o un recuerdo.

El cerebro crea todos los conceptos a partir de la ley de la memoria asociativa: las ideas, los pensamientos y los sentimientos están construidos e interconectados en esa red neuronal, y todos pueden relacionarse entre sí.

¿Que crees que es el amor?


El concepto y el sentimiento de amor, por ejemplo, están almacenados en esa extensa red. El problema subyace en que creamos el concepto de amor a partir de muchas ideas distintas. Algunas personas conectan el amor con la decepción (por sus experiencias pasadas). Así, al pensar en el amor, experimentan el recuerdo del dolor, el pesar, el enfado, e incluso la cólera. La cólera, a su vez, puede estar relacionada con la pena, que puede estar relacionada con una persona concreta, que vuelve a estar conectada con el amor. Este circuito es bastante común en las experiencias de desengaños amorosos.

Las emociones que mas expresas son el filtro de tu realidad


El cerebro no conoce la diferencia entre lo que ve en su  entorno y lo que recuerda, porque se activan las mismas redes neuronales. La fisiología nos dice que las células nerviosas que se activan simultáneamente están conectadas. Si haces algo una y otra vez, esas células tienen una relación prolongada. Si todos los días te enfadas, si todos los días te frustras, si todos los días sufres, si en tu vida das motivos para ser una víctima, todos los días estas reconectando y reintegrando la red neuronal. Y esa red neuronal tiene ya una relación duradera con esas otras células nerviosas llamadas “identidad“.

Creas tu identidad por la repetición prolongada de pensamientos y emociones ¡asegurare de que sean positivos!



También sabemos, que las células nerviosas que no se activan simultáneamente no se conectan; dejan de tener una relación duradera, porque cada vez que interrumpimos el proceso de pensamiento, eso provoca una reacción  química en el cuerpo; cada vez que lo interrumpimos, esas células nerviosas que están conectadas, empiezan a romper esa larga relación. Si practicamos, el ensayo mental, y nuestra capacidad mental de hacerlo, provocarán que algunos circuitos mentales crezcan como resultado del esfuerzo; en otras palabras, será más fácil hacerlo. Si aceptamos eso, al día siguiente, podremos hacerlo con más seguridad y aprobación.

Un carro, al pasar por un prado repetidas veces acaba creando un camino. De ese mismo modo, actúa tu red neuronal. Si cambias la forma de pensar, si decides pensar en positivo, expresar emociones que te hagan sentir bien, dejar de pensar que eres víctima de tu destino, puedes iniciar una nueva ruta neuronal. No dejes que por el echo de existir una ruta preestablecida ese sea el único camino que tomes. Al principio costará, pero una vez establecida la conexión, cada vez te resultará mas fácil.

Somos seres humanos, química y físicamente emocionales; no es nada malo. Solo se convierte en una limitación cuando no hacemos más que acceder a las mismas emociones y actitudes todos los días, sin ir a ningún sitio ( en términos de cambiar) o evolucionar en nuestra vida.

¿Cómo podemos decir que hemos vivido plenamente todos los días, si solo experimentamos las mismas emociones a las que tenemos adicción diaria? Lo que en realidad decimos es: “tengo que confirmar quien soy y cual es mi personalidad; tengo que hacer esto, tengo que ir allí, tengo que ser así”. Recuerda, eres tú quien decide como eres. Puedes ser un gruñón, o una persona dulce. Es la actitud que decides expresar, no quién eres, no dejes que tus emociones te definan.

¿Cómo nos volvemos adictos a nuestras emociones?

Características de una conciencia humana evolucionada


Averigua si te resuenan las 16 características de este nivel evolucionado de la conciencia humana, como describe el autor Ervin Laszlo. 

¿Cumples con estos 16 marcadores de una conciencia superior?


1. Soy parte del mundo. El mundo no está fuera de mí, y no estoy fuera del mundo. El mundo está en mí, y yo estoy en el mundo.

2. Soy parte de la naturaleza, y la naturaleza es parte de mí. Yo soy lo que soy en mi comunicación y comunión con todos los seres vivos. Soy un todo irreductible y coherente con la trama de la vida en el planeta.

3. Soy parte de la sociedad, y la sociedad es parte de mí. Yo soy lo que soy en mi comunicación y comunión con mis compañeros humanos. Soy un todo irreductible y coherente con la comunidad de los seres humanos en el planeta.

4. Soy más que un organismo material piel y huesos. Mi cuerpo, y sus células y órganos, son manifestaciones de lo que verdaderamente soy yo: un ser auto-sostenible, sistema dinámico de auto-evolución derivado de la persistencia y la evolución en la interacción con todo lo que me rodea.

Soy parte de la naturaleza, y la naturaleza es parte de mí.


5. Soy [una] manifestación evolucionada de la unidad hacia la coherencia y la integridad en el universo. Es la misma esencia, el mismo espíritu que es inherente a todas las cosas que surgen y evolucionan en la naturaleza, ya sea en este planeta o en otro lugar en los infinitos confines del espacio y el tiempo.

6. No existen límites absolutos ni divisiones en este mundo, solo puntos de transición en los que un conjunto de relaciones rinde prevalencia a otro. En mí, en este auto-mantenimiento y auto-evolución de la coherencia – un sistema orientado a la totalidad-, las relaciones que integran las células y órganos del cuerpo son frecuentes y prevalecen.

7. La identidad separada que concedo a otros seres humanos y otras cosas no es más que una convención conveniente que facilita mi interacción con ellos. Mi familia y mi comunidad son tan “yo”, como los órganos de mi cuerpo. Mi cuerpo y mente, mi familia y mi comunidad, están interactuando y los elementos que se interpenetran, diversos elementos prevalentes en la red de relaciones que abarcan todas las cosas de la naturaleza y el mundo humano.

8. No hay “otros” en el mundo: todos somos sistemas vivos y todos somos parte uno del otro. Toda la gama de conceptos e ideas que separan mi identidad, o la identidad de cualquier persona o comunidad, de la identidad de otras personas y comunidades, son manifestaciones de esta convención conveniente pero arbitraria.

Mi familia y mi comunidad son tan “yo”, como los órganos de mi cuerpo.