viernes, 20 de enero de 2017

¿Te gusta ser juzgado?


Es común entre los seres humanos emitir juicios de valor, en su gran mayoría de origen totalmente subjetivos y, además, plagados de generalizaciones, por citar un ejemplo: "seguro que tu novio te es infiel, todos los hombres son iguales".

Los juicios de valor y las opiniones sobre los demás

Así, habitualmene los juicios de valor y las opiniones sobre los demás son evaluaciones emitidas de forma apresurada y con información limitada, por lo que muchas veces son totalmente erróneos. Por ejemplo ¿cuántos han visto a una persona con problema de sobrepeso y han sugerido o pensado que se debe a que come mucho? O en el caso contrario ¿cuántas veces han visto a una persona muy delgada y piensan que debe sufrir de algún desorden alimenticio?


Si los juicios sólo fueran en pensamiento se reducirían la cantidad de problemas que generan,pero para ser sinceros, las personas tienden a dar a conocer su punto de vista inmediatamente, sin razonamientos, como si fuese una palabra cargada de sabiduría que todos deben conocer para conseguirle un significado a la vida.


Algo importante a tener en cuenta es que el juicio tiene un mayor peso para quién lo emite que para quien va dirigido, puesto que los juicios vienen plagados de prejuicios hacia sí mismos, quién juzga en realidad crítica mayormente lo que teme o disgusta de él mismo reflejado en otros.

Con la vara que midas serás medido

TU YO SAGRADO


Querido lector
Imagine esta escena si es tan amable. Dos bebés se encuentran en el útero,
confinados en las paredes del seno materno, y mantienen una conversación.
Para entendernos, a estos gemelos les llamaremos Ego y Espíritu.

Espíritu le dice a Ego:
Sé que esto va a resultarte difícil de aceptar, pero y o creo de verdad en que
hay vida después del nacimiento.

Ego responde:
No seas ridículo. Mira a tu alrededor. Esto es lo único que hay. ¿Por qué
siempre tienes que estar pensando en que hay algo más aparte de esta
realidad? Acepta tu destino en la vida. Olvídate de todas esas tonterías de
vida después del nacimiento.

Espíritu calla durante un rato, pero su voz interior no le permite permanecer en
silencio durante más tiempo.

Ego, no te enfades, pero tengo algo más que decir. También creo que hay una
madre.

¡Una madre! –exclama Ego con una carcajada-. ¿Cómo puedes ser tan
absurdo? Nunca has visto una madre. ¿Por qué no puedes aceptar que esto
es lo único que hay? La idea de una madre es descabellada. Aquí no hay
nadie más que tú y yo. Ésta es tu realidad. Ahora cógete a ese cordón. Vete a
tu rincón y deja de ser tan tonto. Créeme, no hay ninguna madre.

Espíritu deja, con renuencia, la conversación, pero la inquietud puede con él al
cabo de poco.

Ego –implora-, por favor, escucha, no rechaces mi idea. De alguna forma,
pienso que esas constantes presiones que sentimos los dos, esos
movimientos que a veces nos hacen sentir tan incómodos, esa continua
recolocación y ese estrechamiento del entorno que parece producirse a medida
que crecemos, nos prepara para un lugar de luz deslumbrante, y lo
experimentaremos muy pronto.

Ahora sé que estás completamente loco –replica Ego-, Lo único que has
conocido es la oscuridad. Nunca has visto luz. ¿Cómo puedes llegar a tener
semejante idea? Esos movimientos y presiones que sientes son tu realidad.
Eres un ser individual e independiente. Éste es tu viaje. Oscuridad, presiones y
una sensación de estrechamiento a tu alrededor constituyen la totalidad de la
vida. Tendrás que luchar contra eso mientras vivas. Ahora, aférrate a tu
cordón y, por favor, estate quieto.

Espíritu se relaja durante un rato, pero al fin no puede contenerse por más
tiempo.

Ego, tengo una sola cosa más que decir, y luego no volveré a molestarte.

Adelante –responde Ego, impaciente.

Creo que todas estas presiones y toda esta incomodidad no sólo van a
llevarnos a una nueva luz celestial sino que cuando eso suceda vamos a
encontrarnos con la madre cara a cara, y conocer un éxtasis que superará todo
lo que hemos experimentado hasta ahora.

Estás totalmente loco. Ahora sí que estoy convencido.

EJERCICIOS DE PERCEPCIÓN ESPIRITUAL: SINTONIZANDO EL SONIDO DIVINO DEL UNIVERSO


UNA MEDITACIÓN DE LOS YOGA-UPANISHAD QUE HA SIDO FUNDAMENTAL EN LAS TRADICIONES DEL HATHA-YOGA Y DEL TANTRA ORIENTADA A SINTONIZAR EL SONIDO DIVINO EN EL CUERPO.

La filosofía védica de la India iguala la creación con el sonido. Shabda Brahman es el sonido del absoluto, sonido eterno que es inseparable de la manifestación del cosmos. Este término luego pasaría a llamarse Nada Brahman en las tradiciones yóguicas. El sonido es visto como la realidad suprema, es decir el Brahman y posteriormente en el tantrismo como la vibración (spanda) que produce la manifestación de la conciencia universal, la cual se despliega como el mundo; esto se representa como la energía coital de Shiva-Shakti, la pareja divina: el mundo sería la resonancia de su orgasmo, una cimática (erótica) divina. Esta noción del sonido como la energía creativa primordial ha sido denominada "una teología sónica" por Guy L. Beck en su libro Sonic Theology, un estudio sobre el sonido sagrado en la India, en el cual nos basamos para presentar una meditación, que, sin embargo, se encuentra extensamente en los Upanishads y luego con algunas variaciones en el Nath-Yoga y en el tantrismo.

Nada Brahman, según Guy Beck, es tanto "la fuente externa del sonido musical en el cosmos como su manifestación interna dentro del cuerpo humano, originándose en el chakra base del kundalini yoga y gradualmente revelándose como una 'cuerda simpática' de correspondencias". La etimología de Nada evoca una forma de "ignición interna", de encender la mecha de la divinidad en el cuerpo. La sílaba Na representa la fuerza vital (prana) y la sílaba Da representa el fuego (Agni), es de esta combinación que se produce la palabra (que en otras tradiciones como la cristiana está ligada también a la divinidad, el verbo es la encarnación del principio espiritual). Beck compara esto con la noción de los Upanishad de recitar Om como hacer fricción con un palo.



Entre los Upanishad, los textos del bosque o textos de explicación esotérica que forman parte del Veda tardío, se encuentran los Yoga-Upanishads, una serie de textos que contienen resonancias de la filosofía del yoga de Patanjali y que posteriormente serían abrazados por los adeptos del Hatha-Yoga. Mircea Eliade dice que estos textos fueron compuestos "en un círculo yóguico especializado en 'audiciones místicas"' esto es "en obtener éxtasis a través de la concentración en sonidos". El objetivo final de este círculo de yoguis sónicos era "transformar todo el cosmos en una vasta teofanía sonora". Es decir sintonizar la creación cósmica, que era concebida como una sílaba divina en perpetua manifestación (como el sonido del océano del espacio). Para ello se utilizaban técnicas de asana, pranayama y otras más, como ocurre en el yoga clásico.

El Nadabindu Upanishad describe este proceso teosónico en una meditación:

jueves, 19 de enero de 2017

Quién no sabe quererse, no sabrá quererte


Es imposible ofrecer a los demás lo que a nosotros nos falta. Piensa que si no somos capaces de sentir amor por nosotros mismos, será difícil que podamos tener una relación sana con los demás. Quererse a uno mismo es el primer paso para desarrollar una base de confianza y estabilidad con otra persona.

Quererse a uno mismo significa darse la oportunidad de descubrir el gran potencial y la grandeza que lleva dentro. Significa ser sincero con uno mismo, comprometerse con su bienestar. Además, quererse a uno mismo también implica estar atento a las necesidades vitales propias y aceptarnos, respetarnos y amarnos por ser quien somos.


Cuando dejamos de juzgarnos, de criticarnos, de compararnos con los demás, de exigirnos ser diferentes de quienes somos, rompemos con la idea preconcebida que tenemos respecto a nosotros. Esa idea que condiciona nuestra vida y nos lleva a vivir desconociendo una parte importante y valiosa de nuestro ser.


“El hombre que no se valora a sí mismo, no puede valorar cualquier cosa o cualquier persona”
-Ayn Rand-

Aprender a quererse a uno mismo

Para estar en paz con nosotros mismos tenemos que dejar de exigirnos más de lo que realmente somos. Aspirar a mejorar en la vida y como personas es un proyecto indiscutible que todos tenemos que realizar, pero no puede instalarnos en un estado de ansiedad constante en el que lleguemos a despreciar nuestra esencia.


Es positivo que aprendamos a romper con las falsas creencias que condicionan nuestro presente. Solo en el presente podemos actuar y vivir plenamente, y aunque no tengamos todo con lo que soñamos tenemos el poder de cambiarlo actuando acorde con quienes somos. Fantasear con lo que fue el pasado o podrá ser nuestro futuro solo nos aleja de nuestra realidad. Una realidad que nunca será igual que la que soñamos, pero al menos es real.

Aprender a quererse a uno mismo es un viaje sin final que se nos presentará de muchas formas. Pero autovalorarse de forma sana es el primer paso hacia el autoconocimiento. Tenemos que aprender a pensar de una manera más ajustada, dejando de lado la excesiva crítica y la perfección imposible de alcanzar.



Las atribuciones que realizamos sobre nosotros mismos condicionan nuestra autoestima. Si todos los logros que hemos alcanzado en nuestra vida los achacamos a factores externos, como la suerte o la casualidad, y los fracasos lo atribuimos a nuestras características internas, nuestra autoestima se resentirá. Debido a este tipo de atribuciones injustas con nosotros mismos, hacemos que sea más difícil querernos.

“Me llevó mucho tiempo no juzgarme a mí mismo a través de los ojos de otro”
-Sally Field-


Como querer bien a los demás

EL PODER DE LA INTENCIÓN CAPITULO 15 ( FINAL )


CAPÍTULO 15

RETRATO DE UNA PERSONA CONECTADA AL CAMPO DE LA INTENCIÓN:

Las personas que viven en un estado de unidad con la Fuente de la intención, van por la vida como seres afortunados que siempre tienen todas las oportunidades y que son muy distintas si las comparas con quien viven en los niveles normales de conciencia, sobre todo comprobarás su singularidad.

Esas personas, a las que yo llamo conectores para resaltar su conexión armoniosa con el campo de la intención, son individuos que se han hecho accesibles al éxito. Resulta imposible que tengan una actitud pesimista ante lo que desean en su vida. Se expresan con una convicción interior que transmite un conocimiento tan profundo como sencillo de que la Fuente universal lo proporciona todo. Dirán “Tengo la intención de crear esto y sé que funcionará”, “Me niego a pensar en lo que no puede ocurrir, porque yo atraeré exactamente aquello en lo que pienso, así que solo pienso en lo que sé que puede ocurrir”. No les importa lo que haya ocurrido antes. No se identifican con conceptos como “fracaso” o “imposible”. No les afectan las razones para ser pesimistas. Se han hecho accesibles al éxito. Están tan bien conectados con la Fuente que es como si poseyeran un aura natural que impide cuanto pudiera debilitar su conexión con la energía creadora de la fuerza de la intención.

Los conectores no sitúan sus pensamientos en lo que no desean, ya que la Fuente de todo solo responde con lo que es, y lo que es, es suministro infinito. No pueden tener ninguna relación con la escasez, o con las cosas que no funcionen.

A los conectores todo les parece sencillo, te dirán: mantén tus pensamientos en lo que tienes intención de crear, mantente constantemente en correspondencia con el campo de la intención y espera a que lleguen a tu vida las claves de lo que estás pidiendo a la Fuente omnicreadora. Para ellos no existen las casualidades, creen en las sincronías, que aparezca la persona perfecta en una situación dada, como caída del cielo.

No intentarán ganarte para su causa a base de discusiones, no gastan energía en debates y discusiones.

Para ellos, cuanto surge en la vida se debe a que la fuerza de la intención dispuso que estuviera allí, por eso se encuentran en un continuo estado de gratitud. Tienen la capacidad y el deseo de ver una enfermedad pasajera como una bendición, y en el fondo saben que en ese contratiempo existe una oportunidad y eso es lo que buscan en todo lo que se les presenta en la vida.

Dicen de sí mismos que viven en un estado de valoración y perplejidad, no se quejan de nada, no encuentran defectos a nada, si llueve, disfrutan de la lluvia, valoran la naturaleza: la nieve, el viento, el sol y todos los sonidos de la naturaleza les sirven de recordatorio de que ellos forman parte del mundo natural. Veneran el aire porque es el aliento de la vida.

Valoran el mundo y todo lo que hay en él, la misma conexión que experimentan con al naturaleza la tienen con todos los seres, incluyendo los que vivieron antes y los que están aún por llegar. Poseen conciencia de la unidad, y ellos no hacen distinciones de “ellos” o los “otros” para ellos solo existe el “nosotros”. Les hace daño el dolor infligido a otros, no critican, su conexión con los demás tiene un carácter espiritual.

Descubre el secreto para ser más feliz


Se puede aprender a ser feliz

Ser felices actualmente es un tema que nos preocupa porque ha aumentado nuestra esperanza de vida y tenemos más tiempo, por ese motivo es importante aprender el secreto de la felicidad.


Se han realizado muchas investigaciones y actualmente se sabe que el cincuenta por ciento de la felicidad depende de factores como creencias y hábitos y por lo tanto se pueden enseñar la felicidad.

Desde el año 2006 existe en la Universidad de Harvard una cátedra para enseñar a ser feliz, que se ha convertido en la más apreciada por los estudiantes.

Las clases son impartidas por Tal Ben-Shahar, un israelí experto en psicología positiva y se basan en una serie de encuestas y estudios de campo sobre las características que permiten vivir feliz.




El secreto de la felicidad

El psicólogo y escritor estadounidense Martin Seligman, padre de la psicología positiva, sostiene que para alcanzar la felicidad es necesario trabajar en tres dimensiones:

La vida gratificante. Es decir, cubrir nuestras necesidades básicas.
La buena vida. Descubrir nuestro potencial y desarrollarlo para sentirnos realizados.
La vida con sentido. Dedicar nuestro potencial a contribuir a la felicidad de los demás.
Por lo tanto, se trata de enfocarse en las emociones positivas.


5 claves para ser feliz

Seligman, realizó un estudio pormenorizado de la felicidad y de por qué una persona es feliz y llegó establecer cinco claves:

1. Emociones positivas

Esta dimensión se refleja en la cantidad de palabras positivas que decimos y emociones positivas que sentimos a lo largo del día. Cuanto mayor sea el número de emociones positivas, mayor será nuestro bienestar.

Nuestro nivel de felicidad depende de la interpretación que hacemos de los eventos externos y no de estos en sí mismos. No se puede controlar lo que sucede (perder un trabajo, la muerte de un ser querido, una ruptura amorosa), pero sí se puede controlar lo que sentimos y la manera en la que afrontamos esas situaciones.

Tener el control sobre nuestras emociones es una pieza clave de nuestra felicidad.

“El 99% de todo lo que preocupa a la gente son cosas que no han pasado nunca ni pasarán”
-Emilio Duró-


2. Compromiso

Cuanto estamos realizando un trabajo o una tarea con lo que realmente nos sentimos comprometidos, no tenemos noción del tiempo y disfrutamos; por lo que cuanto más nos comprometamos con lo que hacemos, nuestra felicidad será mayor.

3. Relaciones positivas

Los seres humanos somos seres sociales y como tales cultivamos relaciones continuamente. Por lo tanto, tener relaciones sanas y constructivas nos ayuda a tener mayor bienestar.

4. Ayudar

Pertenecer a algo más grande que uno mismo, es uno de los pasos para desarrollar la felicidad. Seligman sostiene que el ayudar a alguien genera más felicidad que comprar cosas.

5. Logro

Tener unos objetivos y alcanzarlos, sentir que tenemos un camino a seguir, que dependemos de nosotros mismos y nos basamos en nuestras creencias y fortalezas, es una parte indiscutible de la felicidad.




13 consejos para ser más feliz:

martes, 17 de enero de 2017

El Poder del Sonido y las Palabras - Buen Karma


La cosmogonía de las diversas tradiciones religiosas y espirituales de la humanidad relatan el proceso creativo que se dió a partir del sonido. 

En oriente con la sílaba sagrada AUM (OM), en occidente con la orden que emitió Dios cuando dijo "hágase la luz, y la luz se hizo" descrito en el Génesis. 

Y así, nuestros antepasados utilizaron el sonido para comunicarse mucho antes del desarrollo de un lenguaje. Tambores, huesos, semillas, el trueno, el cielo, etc. 

Eran elementos importantes en la comunicación que tras siglos de evolución los vemos manifestado en nuestras palabras, la música y los medios de comunicación.

No hay duda del poder creativo del sonido, lo que decimos crea todo lo que se manifiesta en nuestras vidas.